José Manuel Soto se arropa de amigos para cantar a la Navidad en Consolación (IMÁGENES)

José Manuel Soto se arropa de amigos para cantar a la Navidad en Consolación (IMÁGENES)

El mejor sonido para empezar la Navidad ha podido escucharse en el santuario de Consolación. A los pies de la patrona de Utrera, y junto a los titulares de la hermandad de los Muchachos de Consolación, la cofradía del Lunes Santo ha organizado un año más su exaltación navideña, en esta ocasión a cargo del cantante José Manuel Soto.

Este artista sevillano ofreció un completo recital en el que desgranó una decena de canciones sobre el altar del templo. Lo hizo con «la del barquito en la mano» más cerca de lo habitual, al estar situada en una estructura especial debido a la restauración del retablo mayor de la iglesia. Precisamente a colaborar en la financiación de esta obra se destina parte de la recaudación del concierto, mientras que otro tanto va a parar a la bolsa de caridad de la hermandad.

Todas las personas que llenaron el santuario pudieron escuchar un variado repertorio de canciones. Algunas de ellas, clásicos como el «Villancico de gloria», los «Campanilleros» de la Niña de la Puebla y «Madre, en la puerta hay un Niño»; y otros fueron temas navideños más modernos. Pero también interpretó algunas melodías que no tenían trasfondo religioso, aunque sí se acercan a esos sentimientos que afloran cada año por estas fechas: una canción de cuna titulada «Pequeño lucero», sobre un niño que sueña que no haya guerras; y «Volverte a ver», que recuerda la ausencia de una madre ya fallecida.

Pero José Manuel Soto no estuvo solo acompañado por sus músicos. Sobre el improvisado escenario en el que se convierte el altar del templo también estuvo Rafael de Utrera que, junto al guitarrista Ramón Amador, cantó a la Navidad por bulerías e interpretó un «Tamborilero» muy flamenco. También estuvo presente David Gutiérrez, que unió su voz a la del cantautor sevillano en el tema «Zúmbale a la pandereta», para después interpretar en solitario el villancico «Silencio». Por su parte, el grupo Arte y Compás versionó la canción «Tiene la cara morena», que se incluyó en el disco editado con motivo del quinto centenario de la llegada de la Virgen de Consolación a Utrera, adaptando con motivos navideños parte de su letra. Finalmente, Enrique Montoya «Candela» puso voz a «Al Rey de los cielos», uno de los villancicos incluidos en el disco de Navidad grabado por su familia hace un cuarto de siglo. A todos ello se unieron también la hija, la mujer y la cuñada de Soto, que le acompañaron interpretando algunos temas.

Y no pudo haber mejor colofón que el sonido de la tradicional Plegaria a la Virgen de Consolación, interpretada por todos los artistas invitados junto a José Manuel Soto, que puso el broche más perfecto a una velada inolvidable.

Pero no solo la música fue protagonista de la noche. También pudo escucharse una exaltación por parte del sacerdote utrerano Plácido Manuel Díaz Vázquez. Destinado ahora en el Colegio Pontificio de Roma para estudiar Mariología, narró su visita al primer lugar en el que San Francisco de Asís representó el nacimiento de Jesús, de donde nacieron los tradicionales belenes. «Hoy, siglos después, ¿qué nos dice la Navidad? ¿De qué nos habla el belén?», se preguntó.

En su intervención habló de «los falsos abrazos y las sonrisas vacías» que pueden verse en estas fechas, mientras «olvidamos lo fundamental: que Navidad es todo el año, y Dios nace todos los días en nuestras vidas». El exaltador dijo que «hacemos como con el belén, que hoy lo ponemos y mañana lo guardamos».

Frente a esta situación, recordó a los presentes que «todavía estás a tiempo para que Dios nazca en tu corazón». Plácido Díaz puso de manifiesto que «Dios, en esta Navidad, volverá a nacer en aquel lugar frío, húmedo, solitario y sencillo. Dios volverá a nacer aunque le cerremos las puertas de nuestras casas y de nuestro corazón. Volverá a nacer en aquellos barrios olvidados por los políticos, en los suburbios del mundo y en los países en guerra, en las fronteras de Ceuta y Melilla, en una patera en el Mediterráneo, en las residencias de ancianos y en los hospitales. Dios nacerá en aquella casa donde no habrá mucho lujo para comer. Volverá a nacer en aquellos padres que han perdido un hijo, en las familias rotas y olvidadas, en los puentes y en las chabolas».

Y como es tradicional, a todos los momentos de esta velada navideña se unió la entrega de obsequios al exaltador y a José Manuel Soto, al tiempo que pudieron escucharse las palabras del hermano mayor, del alcalde y del rector del santuario de Consolación, junto a la presentación de la periodista Ana González. Todo ello se vivió a lo largo de casi tres horas de espectáculo para comenzar de la mejor manera posible la Navidad, en el rincón de una ciudad donde se encuentra el corazón sentimental de todos los utreranos.

 

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.