Una Navidad en Utrera alejada de las compras, el consumismo y el derroche

Una Navidad en Utrera alejada de las compras, el consumismo y el derroche

Comparte esta noticia:

El comedor social de Utrera se prepara estos días para hacer frente a las fiestas navideñas. Una institución que funciona durante todo el año, pero que en este mes multiplica sus esfuerzos para que nadie se quede sin celebrar estas fechas tan especiales. En los últimos meses, el número de personas que acuden al comedor social  «Santiago el Mayor» ha aumentado de 170 a 200. Este comedor cada día cuenta más personas en sus mesas, un síntoma de la cruda realidad que le toca vivir a una gran cantidad de utreranos. El motor del centro son sus voluntarios, gente que trabaja en ellos de manera desinteresada con el único objetivo de alimentar al más necesitado.

Esta institución, que abría sus puertas en la localidad en 2012 –durante la primera semana atendió 25 servicios, 82 la segunda, y alcanzó los 173 en la tercera semana-, afrontó su momento más complicado coincidiendo con los años de crisis económica, cuando llegó a atender a 300 personas.

Las noches del 24 y 31 de diciembre son especiales para los trabajadores del centro. El día de Nochebuena, el comedor social abrirá sus puertas para ofrecer un menú «en el que se suele incluir algo más especial por la noche que es». Además, «a las personas más necesitadas se les suele entregar alimentos para la cena», cuenta José Antonio López, vicepresidente del comedor. En las últimas Navidades, el comedor social ha entregado las tradicionales uvas para que nadie se quede sin celebrar el cambio de año, aunque explica que «no sabemos si este año podremos hacerlo. Todo depende de si nos donan el alimento». Pero antes, el día 22 de diciembre, Papá Noel visitará las instalaciones del comedor social y hará entrega de una caja de polvorones a las familias. «Afortunadamente tenemos varios colaboradores que permiten que estas personas tengan algo de dulce en su casa», añade López.

A lo largo de estos casi diez años desde su fundación, los trabajadores se han encontrado con historias muy duras de personas que no son capaces de hacer frente a gastos diarios de alimentación y muchas veces no pueden cubrir las necesidades básicas de las que otros muchos disfrutamos. «Hemos llorado bastante sobre todo al principio», reconoce José Antonio López, quien cuenta que «hemos tenido que sacar a un padre del servicio, roto de dolor, al ver a sus hijos en esas circunstancias». A raíz de este hecho, la dinámica del centro cambió y se prohibió la entrada a los menores: «preparamos unos táperes para las familias con niños, y así no se rompe el vínculo familiar, y todos pueden comer juntos en casa».

Otro caso es el de Manuel, que vive en la calle y cuyo único recurso es el comedor. «Los días de fiestas, en los que estás reunidos con tu gente, te acuerdas de personas que se encuentran en su misma situación y que no tienen a nadie», explica.

También hay personas a las que les da vergüenza asistir al comedor y los colaboradores le llevan los alimentos a casa. López señala que «se trata de personas que han estado bien económicamente pero que ahora necesitan ayuda. Todo el mundo no tiene la valentía para venir». A pesar de ser testigo a diario de innumerables dramas, «es una labor muy bonita de la que ha surgido una gran familia».

Son muchas las empresas que colaboran con el comedor, aunque en el 50% de los casos no hay recursos para cubrir las necesidades. En estas ocasiones, «tenemos que innovar, inventar e incluso poner dinero de nuestro propio bolsillo». Actualmente doce colaboradores trabajan muy duro para sacar adelante este proyecto. Un trabajo que cobra muchos más sentido en este mes, ya que «estas fechas son muy malas, y a la vez muy bonitas porque el trabajo es más gratificante».

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Un comentario en “Una Navidad en Utrera alejada de las compras, el consumismo y el derroche

  1. jose dice:

    Mis felicitaciones por la labor que hacen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *