Condenado el enfermero de Utrera que robó 200 recetas para lucrarse vendiendo anabolizantes

Condenado el enfermero de Utrera que robó 200 recetas para lucrarse vendiendo anabolizantes

La Audiencia de Sevilla ha condenado al enfermero de Utrera que robó 200 recetas del Servicio Andaluz de Salud (SAS) a cinco médicos, con la intención de lucrarse vendiendo posteriormente anabolizantes. En concreto, este utrerano, de 47 años, ha sido condenado a un año y diez meses de cárcel –aunque no entrará en prisión- y cuatro años y medio de inhabilitación.

Según recoge ABC de Sevilla, el enfermero se enfrentaba a cuatro años y medio de cárcel, pero finalmente se ha alcanzado un acuerdo de conformidad entre las partes, la fiscalía, la acusación y la defensa. En base a este acuerdo, el tribunal ha dictado sentencia «in voce» y con carácter firme, en la que impone 22 meses de prisión y cuatro años y medio de inhabilitación para ejercer de enfermero o un puesto similar relacionado con la expedición o suministros de medicamentos en el sector público. Además, deberá indemnizar al SAS con más de 7.800 euros. Todo ello por un delito continuado de falsedad documental como medio para un delito continuado de estafa y otro delito contra la salud pública. No obstante, la pena de prisión ha quedado suspendida, pero no la inhabilitación.

Para esta rebaja en la pena impuesta, las partes han tenido en cuenta las dilaciones indebidas en este procedimiento, iniciado en 2015. Un año después ya había escrito de acusación del Ministerio Público. El juicio ha llegado cuatro años después. También se ha tenido en consideración la reparación del daño.

El utrerano trabajaba en el hospital de Osuna desde julio de 2008 y llevó a cabo la sustracción de las recetas desde diciembre de 2013 hasta los primeros meses del año siguiente. Los médicos afectados por la sustracción de las recetas denunciaron la desaparición de éstas. Unas recetas en las que el acusado colocó los sellos y tarjetas adhesivas pertenecientes a pacientes que no tenían prescrito dichos medicamentos, rellenándolas de su puño y letra pero poniendo el nombre y firma de los doctores a los que pertenecían las recetas.

Con ánimo de lucro, el acusado las presentó en 45 farmacias de Sevilla y obtuvo los medicamentos a un precio inferior al que le hubiera correspondiendo, ocasionando un perjuicio al SAS de 7.184 euros. Dichos medicamentos fueron vendidos posteriormente.

En un registro en el domicilio del acusado en Utrera en los primeros meses de 2015, los agentes incautaron varios recetarios, tiques de farmacia, rutinas de diferentes medicamentos y días de la semana, informes médicos de hospitales sevillanos y cajas de medicamentos.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *