- Utrera Digital - https://www.utreradigital.com/web -

Abandono barrio de Los Molinos

Llevo cinco años viviendo en el barrio de Los Molinos y me he dado cuenta de cómo cada día se vuelve más insoportable y donde impera la ley de la selva, es decir, hacer todo el mundo lo que le da la gana y que siga la fiesta.

Los viernes, sábados, domingos y vísperas de festivo todo el barrio, pero sobre todo la zona de la pista de patinaje, se convierte en un camping donde viene a aparcar medio pueblo para ir a comer y cenar a los bares del centro comercial hasta altas horas de la madrugada y como no tienen bastante con todos los tramos habilitados para aparcar pues se han adueñado del descampado para aparcar impunemente y el día de la cabalgata de Reyes que lo llevo observando dos años seguidos y este 2020 no será menos, se convierte en un parking Ilegal donde viene a aparcar todo el mundo y se meten cientos de coches sin ningún tipo de control.

El descampado el cual hablo es el gran solar que se quedó sin urbanizar hace 15 años y que no hay planes de construir ni viviendas, ni el famoso bulevar que no hay ni siquiera una maqueta, ni ningún centro comercial, ni construir las calles que faltan para que deje de ser un peligro circular por el barrio a la vez de una ratonera sin salida a ningún lado ya que la gente circula por la izquierda como si estuviéramos en Reino Unido y a toda velocidad. Eso sí, actualmente cuando no es un secarral se convierte en aparcamiento y basurero.

Tampoco tenemos derecho a tener autobús urbano, o te vas a buscarlo a la parada de Los Molinos donde los del bar bloquean la parada día sí y día también de coches y la acera hasta arriba de veladores sin licencia, o te vas a la plaza de Tate Montoya donde ni siquiera te puedes sentar porque no hay bancos.

Hablando de basureros, eso es lo único que se puede decir de la pista de patinaje que hace un año y medio que se construyó, donde viene todo tipo de juventud, desarrapados, chusma a pegar voces y golpes con sus monopatines y también convertido en parque infantil, donde ya salen grietas en el cemento, que han robado el césped artificial, que hace una semana grafitearon de arriba a abajo hasta la misma acera y por si fuera poco el alcalde se pone a construir el muro de Berlín llámese pista de parkour donde ya se mete todo el mundo a hacer el gamberro sin que esté terminado, porque aquí hace meses que no se mueve una hoja, pero que solo sirve para atraer a más gentuza como va a pasar el día que abran los cines y que además aquí la gente se pone a mear en cualquier lugar del barrio a plena luz del día y sobre todo en las pistas y no niños, sino más bien adultos.

Junto a la pista de patinaje se ha creado una escombrera de tierra de obras del Ayuntamiento de la pista de parkour «basurero» donde los niños impulsados por los padres se ponen a hacer el burro.

Ese tipo de pistas deben construirse bien lejos de las zonas urbanas como hicieron en Lora del Río por citar un ejemplo y no delante de las viviendas pero los vecinos todos callados, el único al que le molesta la pista de patinaje y el gamberrismo es a mí, los demás son felices.

Es un barrio abandonado que se ha convertido en el barrio de la juerga y de la fiesta, no digo que sea el único, porque Utrera da pena vayas por donde vayas.

Las marcas viales y pasos de peatones la última vez que se pintaron fue cuando se hizo medio barrio allá por 2005. Y hay señales desaparecidas, contenedores de reciclaje insuficientes, aparcamiento indiscriminado hasta sobre las aceras, entradas a garajes sin vados señalizados y aunque lo estén aparcan delante con un par.

Adjunto foto de la escombrera y de lo que hacen los padres con sus hijos en ella.

Isma