Materiales reciclados e imaginación, ingredientes perfectos para crear nuevos juguetes en un colegio de Utrera

Materiales reciclados e imaginación, ingredientes perfectos para crear nuevos juguetes en un colegio de Utrera

Para tener juguetes no es necesario gastar dinero. De eso saben los alumnos de segundo de Educación Primaria del colegio Álvarez Quintero, que han desarrollado una original actividad en la que han creado nuevos juguetes partiendo de distintos elementos que, en otras condiciones, habrían acabado en el contenedor de basura.

Esta actividad sirve, además, para concienciar a los pequeños sobre la importancia que tiene el reciclaje a la hora de respetar el medio ambiente y la naturaleza, ya que han sido capaces de fabricarlos con materiales desechables y restos de juguetes antiguos. Más de un centenar de niños han sido los protagonistas de esta iniciativa, que ha sido coordinada por los profesores Casilda Ceballos, María José García, Marta González y José Manuel García.

Los docentes se han encargado de proporcionar las claves para que cada uno de los niños participantes fabricara como mínimo un juguete reciclado. Pero la actividad se ha convertido en una auténtico atractivo para los más pequeños quienes, en muchas ocasiones, han implicado también a sus padres y familiares, llegando incluso a presentar en algunos casos hasta tres juguetes, muchos de ellos alcanzando un interesante grado de perfeccionamiento.

De las manos de estos chavales han salido casi tres centenares de juguetes, naciendo de sus manos nuevas cámaras de fotos, pequeños futbolines, muñecos e incluso juegos para pescar, entre otras muchas creaciones. De esta manera, los pequeños estudiantes del colegio Álvarez Quintero han entrado en contacto con la importancia que tiene en la actualidad reducir el consumo, reutilizar productos que acaban olvidados en cualquier esquina y reciclar artículos que parecían que ya no servían absolutamente para nada.

Una vez que estos juguetes han visto la vida, permanecen estos días expuestos en las instalaciones del centro educativo, para todas aquellas personas que quieran contemplarlos. Están disponibles este martes, de 16.00 a 17.00 horas, en el aula 4, situado en la primera planta.

Más allá de lo simbólico de este proyecto y de su importancia a la hora de enseñar a los niños el respeto por el medio ambiente, quizás la enseñanza más destacada que pone de manifiesto es el lugar central que debería ocupar en el sistema educativo el desarrollo de la imaginación. En las últimas décadas, los juguetes se han basado demasiado en el aspecto tecnológico, situando a los niños en un sujeto pasivo que en vez de desarrollar sus capacidades, lo que se convierte es en un simple receptáculo de estímulos. Gracias a esta actividad, los alumnos del colegio Álvarez Quintero han desarrollado sus capacidades imaginativas y, en muchas ocasiones, el proyecto les ha llevado a interactuar de una manera distinta con miembros de su familia, algo que no consigue la tecnología, que termina encerrando a los niños en sus casas y los convierte casi en autómatas pendientes exclusivamente de lo que ocurre en una pantalla que se sitúa a escasos centímetros de sus ojos.

«A lo largo del desarrollo de este proyecto, hemos constatado que, cuando los niños crean algo, se sienten bien; y cuando juegan con ese objeto, lo hacen de una manera más satisfactoria», explica Casilda Ceballos. Esta profesora espera que esta iniciativa sirva también «para que los niños piensen más los juguetes que piden y sepan apreciar mejor aquellos juguetes que fomentan la construcción, la manipulación y la reflexión».

 

 

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *