Vuelve a la vida la imagen de María Auxiliadora que durante décadas coronó la basílica salesiana de Utrera

Vuelve a la vida la imagen de María Auxiliadora que durante décadas coronó la basílica salesiana de Utrera

Durante décadas presidió la basílica de la Casa salesiana de Utrera, aunque tuvo que ser retirada por peligro de derrumbe. Tras un buen puñado de años sin saber de ella, la imagen de María Auxiliadora que fue concebida cuando se construyó el citado templo ha vuelto a la vida.

En 1956 abría sus puertas la basílica, coincidiendo con las bodas de diamante de la presencia salesiana en Utrera, al cumplirse 75 años de esta comunidad religiosa en el municipio. Dicho recinto, proyectado por el arquitecto Gómez de Lastra, contemplaba la presencia de la citada escultura, ocupando la zona superior de la fachada. Desde entonces formó parte del paisaje urbano de la localidad hasta la segunda mitad de la década de los 90 del siglo pasado. En ese momento tuvo que procederse a su retirada, al igual que ocurrió con las antiguas cruces que coronaban las dos espadañas, ante la peligrosidad que suponía para los viandantes, debido al riesgo de derrumbe que existía por el deterioro de dichos elementos.

La primitiva imagen fue sustituida años más tarde por otra figura, realizada en acero corten, debido al mal estado en el que se encontraba aquella. Durante todo ese tiempo, la escultura inicial ha estado conservada en los sótanos del colegio hasta que ahora puede ser nuevamente contemplada. Se encuentra ubicada en una de las esquinas del conocido como «Patio de los naranjos» del propio colegio, rebautizado ahora como «Patio de María Auxiliadora».

Antes de su instalación en ese lugar, ha sido necesario acometer diversos trabajos de restauración, ya que el rostro de la Virgen estaba deteriorado. El encargado de ejecutar esas tareas ha sido Juan Molina, quien tiene conocimientos en la materia y ha procedido al arreglo de la figura, de la que ha podido recuperarse su busto.

Por otro lado, el color blanco con el que fue concebida la imagen forma parte del pasado. Quienes la vean ahora, la encontrarán con el tono que le confiere el betún con el que ha sido impregnada. Además, se le ha dado una pátina para preservarla de las inclemencias meteorológicas.

De igual modo, la aureola que rodea la cabeza de la Virgen también se ha recuperado. Y, con ella, lo ha hecho la tradicional estética que le otorgaban las 12 bombillas instaladas en las estrellas. Tras sustituir la instalación eléctrica y colocarle bombillas con tecnología led, luce como hace más de seis décadas.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *