El Ayuntamiento de Utrera actuará sobre la torre de la muralla en Álvarez Hazañas tras los daños provocados por las palomas

El Ayuntamiento de Utrera actuará sobre la torre de la muralla en Álvarez Hazañas tras los daños provocados por las palomas

Comparte esta noticia:

La enorme presencia de palomas que se concentra en Utrera está afectando de manera negativa al patrimonio histórico de la ciudad. Entre los edificios dañados se encuentra la torre de la antigua muralla, que está en la calle Álvarez Hazañas.

La concejala de Salud Pública, Isabel Lara, ha recordado que entre 1987 y 1990 se llevó a cabo un proyecto de restauración, a cargo de una escuela-taller, en el que «se tuvo en cuenta la problemática que originan las palomas». De hecho, para evitar el deterioro se intervino sobre los huecos donde anidan las aves para dejarles un diámetro específico que impidiera el acceso de las palomas, aunque permitiendo el de los cernícalos primillas.


«Tenemos constancia de que las palomas han conseguido establecerse», reconoció la edil. En este sentido, ha explicado que, con motivo de la campaña de control de estos pájaros que se ha venido desarrollando durante los últimos meses, se han instalado jaulas de captura en varios puntos de Utrera y se estudió precisamente colocar una en ese enclave, «aunque no fue posible debido a las características del lugar».

Según ha indicado Lara, el estudio de control de palomas que está desarrollándose indicará la mejor forma de actuar en cada zona. Ha anunciado que, una vez concluya dicho estudio, su concejalía actuará para poner fin a los daños que se han venido provocando. Con posterioridad, la concejalía de Cultura dará solución a los desperfectos ocasionados por la presencia de palomas en dicho torreón. De esta forma respondió a la pregunta planteada en el pleno municipal por parte de Ciudadanos, al interesarse por las actuaciones llevadas a cabo para facilitar la conservación de este elemento patrimonial.

Según anunció el Ayuntamiento en noviembre del pasado año, la población de palomas superaba los 8.000 ejemplares en Utrera. Para erradicar esa enorme cantidad de pájaros, se puso en marcha una campaña con la que reducir dicha cifra en un 90%, hasta hacer desaparecer unas 7.200 aves.

La citada iniciativa ha traído consigo la instalación de jaulas en diferentes lugares de la ciudad, con la intención de capturar las palomas y enjaularlas posteriormente de forma provisional en voladeras para deshabituarlas, teniendo como destino definitivo las sierras de Sevilla, Huelva y Badajoz. De forma paralela, el plan contemplaba la administración de pienso anticonceptivo a través de maíz recubierto de nicarbacina, que suprime la puesta en aves.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *