El utrerano Germán Ramos, nuevo oficial de mesa de la ACB

El utrerano Germán Ramos, nuevo oficial de mesa de la ACB

Entre jugadores de repercusión internacional, campeones del mundo, técnicos reconocidos y árbitros experimentados, se codea ya el utrerano Germán Ramos, nuevo oficial de mesa de la liga ACB, la máxima categoría del baloncesto español.

Germán Ramos -segundo por la izquierda- ejerce como oficial de mesa desde hace 12 años

Un ascenso para este joven que comenzó su andadura como oficial de mesa hace doce años. Por aquel entonces, este utrerano trabajaba de conserje en el polideportivo municipal «Cronista deportivo Pepe Álvarez» y, aunque «siempre me gustó el baloncesto», su llegada a este deporte fue fortuita. «Un compañero me comentó que hacían falta árbitros en Sevilla y decidí probar», explica Ramos.

Ahora la oportunidad le ha llegado como premio a una dilatada carrera. Germán Ramos ha desembarcado en la ACB, de la que ya disfruta en primera fila pero sin descuidar ni un momento su tarea.

Los nervios se hacen todavía más palpables en esta nueva etapa de la que Germán Ramos confiesa que «tengo muchas ganas de ver a los grandes equipos, aquellos que he visto en televisión o desde la grada». A ello se suma «la tensión de un partido contra Unicaja, y equipos que siempre me han llamado la atención como son  Joventut  y Estudiantes».

De los 18 equipos que protagonizan la Liga Endesa, el utrerano declara tener un apego especial al «Coosur Real Betis», equipo del que durante años fue socio y al que le desea que «gane todos los encuentros». Una relación con el equipo sevillano que asegura que «no me va a influir a la hora de arbitrar».

El primer encuentro que arbitró fue en el colegio Portacoeli de Sevilla, un partido infantil femenino. «Estaba tan nervioso que llegué media hora antes y me encontré con el colegio cerrado», confiesa. Un bagaje en el que, desafortunadamente, ha vivido momentos difíciles como el ocurrido en una fase de ascenso provincial, cuando un jugador agredió a uno de los colegiados: «fue el encuentro más amargo de todos estos años». Sin embargo, «a pesar de vivir partidos de tensión, acabar partidos en los vestuarios, incluso tener que llamar a la Guardia Civil, nunca he sentido miedo por mi integridad física».

Sus mejores años arbitrando han sido en la localidad de Morón de la Frontera, donde coincidió con su amigo, el técnico utrerano Eloy Ramírez, que consiguió ascender al Club Baloncesto Morón de liga EBA a LEB Plata, en la temporada 2014/2015, siendo testigo de lujo del ascenso. Reconoce que «fue doble alegría: pitar el partido y ver cómo mi amigo conseguía dar el salto de categoría».

Una vez ha debutado como árbitro en la ACB -una de las ligas de baloncesto más potentes de toda Europa, donde compiten algunos de los jugadores que recientemente se han proclamado campeones del mundo defendiendo los colores de la selección española de baloncesto-, cuenta que la categoría más difícil en la que había arbitrado hasta el momento era «la LEB Plata», ya que «se vive muy intensamente, un baloncesto muy bonito, agresivo. Hasta ahora ha sido lo más difícil con respecto a nivel de juego».

Aunque su labor no es tan vistosa como la del árbitro, implica bastante responsabilidad, siendo una figura fundamental en todos los partidos en un deporte donde se manejan tantos datos como ocurre en el mundo del baloncesto. El oficial de mesa se encarga de manejar los tiempos, el marcador y el acta del partido, sin poder distraerse ni un solo segundo de lo que sucede en la cancha. Pero si hay algún requisito importante para Germán, que él considera que debe de cumplir un árbitro, es que «le guste el baloncesto y dialogar».

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *