El día que Lord Byron paseó por las calles de Utrera

El día que Lord Byron paseó por las calles de Utrera

Es una figura en la que es prácticamente imposible desligar la realidad de la leyenda y que casi dos siglos después de su muerte sigue generando interés y admiración a partes iguales. Se trata del poeta que construyó la imagen bohemia contemporánea de los creadores: romántico, seductor, aventurero y siempre defensor de la libertad de los más débiles. Lord Byron, el poeta inglés que revolucionó la Europa de principios del siglo XIX, caminó por las calles de Utrera, y todo parece indicar que conoció, además, aunque sólo fuera por unas horas, la famosa fonda de «El León de Oro».

Para poder encontrar a Lord Byron en Utrera es necesario retroceder al verano de 1809, cuando el poeta inglés sólo tenía 21 años, todavía no era conocido a nivel mundial y la localidad de Utrera se encontraba inmersa en tiempos turbulentos, ya que faltaba muy poco para que llegaran las tropas napoleónicas para hacerse con el control de la ciudad. Byron apenas había publicado dos obras, acababa de terminar sus estudios en Cambridge, y junto a su amigo inseparable John Cam Hobhouse, afrontó la primera de las muchas aventuras que protagonizarían su vida: recorrer los países mediterráneos.

Eran años en los que los intelectuales y los hijos de las familias acomodadas europeas llevaban a cabo el denominado «Grand Tour», que los llevaba de viaje a países como Italia y Grecia en busca de las raíces del pensamiento clásico. Pero en este caso Byron y Hobhouse eligieron un camino para llegar a estos países bien distinto al habitual, conociendo rincones de Portugal, España, Malta y Turquía, para terminar llegando a Grecia. «Byron escogió este itinerario porque llegó a España y a Andalucía atraído por el romanticismo y el exotismo de las historias que se contaban de estas tierras, donde por ejemplo tenían mucho protagonismo las historias de bandoleros», cuenta Javier Mena, técnico de Cultura del Ayuntamiento de Utrera.

Lugar donde se encontraba «El león de oro»

Tras pasar tres días en Sevilla, donde Byron contempló admirado su bella catedral y donde incluso se recuerda alguna que otra conquista femenina realizada por el poeta inglés –la famosa historia en la que asegura que una joven sevillana le invitó a pasar una noche en su dormitorio y al no acceder el poeta inglés terminó cortándose su trenza y regalándosela-, el 28 de julio de 1809 el dúo se encaminó hacia tierras gaditanas, visitando Alcalá de Guadaíra y posteriormente Utrera, donde la leyenda popular ha querido imaginar que se hospedaron en «El León de Oro».

Probablemente se trata de una de las posadas más famosas y célebres de la historia de Utrera, que se encontró hasta los años 40 del pasado siglo XX en el cruce de La Corredera con la Vía Marciala. Una posada que hundía sus raíces en el siglo XVIII y que por su situación era perfecta para que hicieran noche las personas que venía desde Sevilla o desde Cádiz y que se había convertido en toda una institución en la ciudad. Byron y Hobhouse, casi sin quererlo, hicieron la misma ruta terrestre que protagonizaban las expediciones que partían desde Sevilla en busca de los puertos gaditanos, con el objetivo de embarcarse en los navíos que cruzaban el Atlántico en dirección a tierras americanas.

La Utrera que se encontraron los dos ingleses aventureros era una ciudad muy distinta a la que podemos contemplar en la actualidad, donde gran parte de la población era muy pobre y que ya había dejado atrás los años de oro que supusieron para estas tierras el gran trasiego de personas y caravanas propiciado por el descubrimiento de América y la atracción propia de la Virgen de Consolación. «Eran años en los que precisamente se estaba entubando el arroyo Calzas Anchas a la altura del castillo», precisa Javier Mena, siendo una época en la que no es nada difícil imaginar lo complicado que resultaba la vida.

A pesar de que Lord Byron llevaba un diario de viaje en el que reflejaba muchos de los aspectos de las ciudades que iba visitando, bien poco nos ha llegado de lo que supuso para el poeta inglés su paso por tierras utreranas, ya que se trató simplemente de una parada técnica en su caminar hacia tierras gaditanas. No sabemos qué impresión le causó la ciudad de aquellos años, si disfrutó con la espigada torre de la iglesia de Santa María de la Mesa o si llegó a dedicarle sus finos versos a alguna mujer u hombre –ya que Byron era bisexual- de la localidad.

En cualquier caso, la próxima vez que paseen por el cruce de la Corredera con la Vía Marciala, hagan un ejercicio de imaginación, viajen a comienzos del siglo XIX e imaginen como uno de los creadores más influyentes de la historia de Occidente, defensor de los oprimidos y que encontró la muerte en 1824 defendiendo la libertad de los griegos, caminó por esas mismas calles que pisamos todos cada día.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Un comentario en “El día que Lord Byron paseó por las calles de Utrera

  1. Pepe Montoro dice:

    Muy bueno el trabajo sobre Lord Byron. Yo he visto la bañera donde siempre según la leyenda se bañaba el lord. Creo que aún existe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *