Aires clásicos en Utrera en torno a la Virgen de la Mesa (GALERÍA)

Aires clásicos en Utrera en torno a la Virgen de la Mesa (GALERÍA)

Hablar del 15 de agosto en Utrera es hacerlo de la Virgen de la Mesa. La titular de la parroquia principal de la ciudad volvió a protagonizar la procesión más antigua del municipio, que se reencontró con una multitud de personas que, como es tradicional, se dio cita para acompañar esta cita histórica.

Como viene ocurriendo desde hace cinco siglos, prácticamente cuando el reloj marcaba la «hora tercia» –las 9 de la mañana-, en la puerta del Perdón de la parroquia de Santa María estaba esta imagen gótica en la que se fijaron las miradas de todos los presentes. Con el repique de campanas anunciando el momento, llegaba el instante de pedir tres deseos a la Virgen de los que, según la tradición, al menos concede uno. Y, en este 15 de agosto, como viene siendo costumbre, la escena estuvo bañada con pétalos de flores, que cayeron desde la misma torre del templo.

A partir de ese momento, y portada este año por la cuadrilla de costaleros de la hermandad de la Quinta Angustia, la Virgen de la Mesa recorrió el perímetro de su templo. Y lo hizo luciendo un terno de color celeste, y estrenando una corona donada por su camarera. En esta ocasión, la imagen salió a la calle sobre el paso de la Virgen del Dulce Nombre, que procesiona con motivo del Corpus Christi.

En cuanto al exorno floral, el paso fue exornado con gladiolos, nardos, paniculata y lisianthus blancos, mientras que la Virgen portó entre sus manos un ramillete de flores de talco.

Con los sones de la banda de música «Ciudad de Utrera», y acompañada de un cortejo en el que estuvieron presentes las hermandades pertenecientes a la parroquia de Santa María, la Virgen avanzó por su tradicional recorrido antes de regresar una hora más tarde de nuevo al templo.

Cuando el desfile procesional retornó a la iglesia, las muchísimas personas que se dieron cita en torno a este evento religioso caminaron a cumplir con otro rito habitual cada 15 de agosto: desayunar en los bares, que se llenaron igualmente de público como es costumbre coincidiendo con la festividad de la Asunción de la Virgen.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *