Consolación Aguilera García, una emprendedora utrerana al frente de tres peluquerías y tres academias

Consolación Aguilera García, una emprendedora utrerana al frente de tres peluquerías y tres academias

Consolación Aguilera es una de esas utreranas rompedoras con lo establecido, que en una sociedad dominada principalmente por hombres, dio el paso adelante para adentrarse en el sector empresarial y luchar por un sueño hasta convertirlo en una realidad. Como tantas personas de su generación, tiene muy claro que todo lo que ha conseguido fue gracias al sacrificio de su madre, que se entregó al máximo para que ella y sus hermanos pudieran disfrutar de un futuro próspero.

Nació y creció en Utrera, en una etapa que considera sin dudarlo que «fue una infancia muy feliz, rodeada de buenas personas y es que estoy convencida de que lo que vivimos de niños se refleja después en nuestra vida en general». Comienza su formación en el colegio de la Sagrada Familia, para después cursar el Bachillerato y COU en el colegio de Los Salesianos.

Desde muy temprana edad asegura que estaba completamente convencida que su futuro profesional se encontraba en el mundo de la peluquería, ya que confiesa como incluso «tenía a todas mis muñecas con el pelo rapado al cero». Así en el momento en el que terminó su formación en el colegio de Los Salesianos, Consolación completó los estudios necesarios para convertirse en técnico especialista en peluquería y estética.

Es el momento en el que dio rienda suelta a su vertiente más empresarial y emprendedora, por lo que decidió lanzarse a la piscina y poner en marcha un negocio, que en primer lugar fue una peluquería. Pasarían diez años de duro trabajo hasta que pudo impulsar su primera academia, en una progresión destacada, ya que en la actualidad gestiona dos peluquerías y dos academias de peluquería en Utrera y dos centros más en Bormujos y en Castilleja de la Cuesta respectivamente.

Consolación cuando mira hacia atrás, tiene muy claro que todo lo que ha conseguido no habría podido ser posible sin la participación de una figura central en su vida, como es su madre. «Ella ha sacrificado su vida por completo por nosotros, se ha dedicado a guiarnos, a enseñarnos. Hoy en día soy lo que soy gracias a mi madre, al igual que todos mis hermanos. No habría sido posible dar el salto al mundo empresarial sin su ayuda», explica la utrerana.

Desde que dirigió sus pasos al mundo de la peluquería asegura que «me veía capacitada para montar un negocio porque es algo que llevo en la sangre, y he tenido además la suerte de contar siempre con un equipo de gente fantástico». En cualquier caso Consolación está convencida que para que un negocio pueda seguir adelante no hay ningún secreto, ya que lo realmente importante es «ofrecer mucho trabajo y mucha responsabilidad».

La utrerana es una de esas personas que pone el máximo en todo lo que hace y que disfruta de manera entusiasta cada día de su trabajo, tratando de hacer malabarismos para compaginar su dimensión profesional con la vida familiar, asegurando que «el poco tiempo que tengo lo trato de aprovechar al 100% con mi familia». Aunque el trabajo ocupa un lugar central en su vida, confiesa que últimamente está tratando de «divertirme un poco y también cuidarme más».

Consolación se escapa a la costa para disfrutar de la playa cada vez que puede, y con el objetivo de que un mayor número de personas puedan seguir los pasos que ella inició para poner en marcha un negocio, se lamenta de que «es una pena como los autónomos somos los más castigados de este país, nos acribillan a impuestos y no nos ofrecen ninguna ayuda».

 

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *