- Utrera Digital - https://www.utreradigital.com/web -

Podemos denuncia la «desorbitada» subida de los sueldos de los concejales del PSOE

Podemos ha denunciado la «desorbitada» subida de los sueldos de los concejales del gobierno socialista, que «nos costará más de 3,5 millones de euros en este mandato, es decir, casi 600 millones de las antiguas pesetas». A juicio de esta formación política, se trata de «un atropello a los utreranos», asegurando que «este gobierno está muy lejos de la realidad de la mayoría de los ciudadanos».

Este partido político ha señalado que esa «subida salarial de un 18% responde a las consecuencias de la mayoría absoluta con la que el alcalde pretende gobernar esta ciudad». Podemos ha explicado que junto al desembolso económico destinado al gobierno «que ronda los 580.360 euros anuales» de las ocho tenencias de alcaldía y cuatro concejales delegados, se suman «10 cargos de confianza elegidos a dedo, que nos cuestan alrededor de 240.824 euros al año, creándose plazas de libre designación, es decir, a dedo, como el caso de Cristóbal Ortega, que fue comisario del año cultural del Abate Marchena y que ahora lo ponen como coordinador el área de Humanidades para que siga viviendo del dinero de todos los utreranos. Recordamos fue destituido como director de la bienal de flamenco de Sevilla por  presentar cuentas opacas por valor de unos 700.000 euros bajo su mandato en 2017».

Frente a las cifras relacionadas con el gobierno local, «la media salarial de un ciudadano de Utrera es de 12.144 euros, y uno de cada cuatro utreranos está en riesgo de pobreza». En el otro extremo sitúan a los miembros del PSOE, cuyo gobierno «cuadriplica la media de sueldos de un ciudadano, que ronda los 857 euros mensuales, frente a los 2.860 euros mes de un concejal».

Desde la formación morada «queremos dejar claro que los salarios de los políticos de Utrera son muy elevados y pedimos al PSOE que, si de verdad es un partido socialista, tenga en consideración que nuestro pueblo de Utrera no puede hacer frente a estos salarios desproporcionados, y que además representan una injusticia social». Y todo ello «en un pueblo donde la gran mayoría de los hogares no pueden afrontar gastos improvistos u hogares donde se llega a fin de mes con muchas dificultades o donde las calles del pueblo necesitan arreglos urgentes».

En palabras de Podemos, los políticos «son también trabajadores del pueblo», y por ello entienden que «no pueden ganar salarios tan elevados».