María Marín, una artista utrerana con pasión por el cante y la guitarra

María Marín, una artista utrerana con pasión por el cante y la guitarra

Con sólo siete años, la utrerana María Marín alternaba sus estudios en el colegio con las tardes en el antiguo conservatorio de música elemental de Utrera «Hilarion Eslava». Ella era una niña llena de sueños a la que su padre llevaba en coche a su cita diaria con la música, mientras de fondo sonaba en la radio en esos trayectos la inmortal voz de Camarón de la Isla. Dos mundos aparentemente contrapuestos que iban a crear un formidable legado y a encontrar puntos de unión en esta utrerana que ahora, con poco más de 30 años, ha grabado su primer trabajo discográfico, «Junio».

María siguió explorando todos los secretos de la guitarra, pasando por el conservatorio profesional de música «Francisco Guerrero» de Sevilla y por el conservatorio superior de música «Manuel Castillo», obteniendo matrícula de honor en sus estudios superiores en el año 2007. La utrerana se adentró en el universo de la guitarra clásica, para terminar abandonando su tierra con sólo 22 años, recalando en la ciudad holandesa de La Haya para completar un master.

Pero esos sonidos flamencos y populares de los que se empapó durante toda su infancia en Utrera calaron muy dentro en la sensibilidad de María, quien representa un caso extraño, porque ha sido en tierras holandesas donde ha comenzado a estudiar y a profundizar en el cante flamenco, hasta el punto de que en su disco es ella misma la que interpreta los cantes y la guitarra flamenca. «El cante y la guitarra fluyen dentro de mí a partes iguales, no sabría con que disciplina quedarme», explica la propia María.

La música clásica por formación y el flamenco por vocación y tradición se dan la mano en esta joven utrerana, que asegura que «entré en contacto con la música desde antes incluso de nacer –cuando estaba en la barriga de mi madre-, porque en mi casa mis padres siempre han sido muy aficionados, y hemos crecido escuchando a los grandes artistas flamencos de Utrera».

Desde hace ocho años María reside en tierras holandesas –una tierra con mucha afición al jazz, que también ha calado en la utrerana- y ha ofrecido recitales musicales en prácticamente media Europa. Aparentemente sus influencias musicales pertenecen a mundos distintos, pero ella misma asegura que «el flamenco y la música clásica no son contrapuestos, podemos recordar por ejemplo a Sabicas quien siempre se colocaba la guitarra como lo hacen los guitarristas clásicas. Sólo hay que conocer los códigos para poder transitar por ambas disciplinas».

Gaspar de Utrera, Bambino, Fernanda y Bernarda, y el «saber estar y la forma tan personal de interpretar que tenía Enrique Montoya», son sus referencias flamencas más importantes, a las que hay que unir también «la bella voz de mi madre, que siempre nos cantaba en casa».

«Junio» es un disco de flamenco donde es posible encontrar una soleá dedicada a su madre, un taranto dedicado a su padre u otros cantes como fandangos, guajiras, martinetes o seguiriyas. «El disco es una búsqueda de mi esencia como utrerana, he querido reflejar en este trabajo todo lo que soy. Está inspirado en los cantes con los que crecí, he querido acordarme de mis raíces con todo lo que me conectaba con Utrera. Es un disco con mucha emoción y mucho amor», explica la guitarrista y cantaora utrerana.

Un trabajo discográfico en el que María también ha querido plasmar todo lo que pasa en el corazón de una persona que abandona su tierra natal y busca su futuro en otra parte del mundo. Por ello sentimientos como la soledad o la nostalgia están también muy presentes en esta aventura sonora.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *