Utrera hace historia indultando el primer Miura de su historia, que ya se recupera en el campo

Utrera hace historia indultando el primer Miura de su historia, que ya se recupera en el campo

Comparte esta noticia:

No sólo era la primera vez que se lidiaban toros de Miura en Utrera. También esta ciudad pasará a la historia por ser la primera que vio indultar un ejemplar de esta histórica ganadería, en sus 177 años de existencia. «Tahonero» se llama el animal al que se le perdonó la vida durante la actuación del diestro Manuel Escribano, y que ya se recupera en el campo.

Pocos días después del acontecimiento, «Tahonero» -herrado con el número 42, negro de capa y 570 kilos de peso- se recupera en la finca de la familia Miura en Lora de Río. Sus criadores, Antonio y Eduardo Miura, muestran su orgullo por haber logrado la meta que todo ganadero persigue en un lugar tan importante para la ganadería.

ABC de Sevilla recoge que, «según las notas que tenemos, es el primer indulto», como asegura Eduardo Miura, quien no tuvo la suerte de vivirlo, ya que no suele acudir a la plaza desde que murió su padre. «Utrera es un pueblo que taurinamente tiene un peso importante en la historia de la ganadería brava sevillana. Ha sido una satisfacción ya que te sirve de impulso para saber que el trabajo que estás haciendo es más o menos el correcto porque esta es una profesión muy dura», explica.

La vuelta al campo de «Tahonero» ha sido muy buena y los ganaderos coinciden en que «de momento con el tratamiento se está recuperando estupendamente, come y bebe, señal de que se encuentra bien». El toro, que tardó más de 45 minutos en volver a chiqueros tras el indulto, ha regresado a Zahariche donde el pasado domingo se le practicaron las curas de «heridas profundas de los puyazos porque fue al caballo dos veces aunque se picó muy bien».

Para Antonio Miura es «una bonita coincidencia» que el primer Miura indultado haya sido en Utrera, «ya que allí nació la ganadería de Cabrera, sangre que tienen nuestros toros». El ganadero destaca el comportamiento de «Tahonero» en la plaza. «Me gustó mucho porque todo lo que hizo fue en bravo. En la muleta había que estar muy firme con él. Manuel Escribano no podía relajarse, tenía que estar siempre en tensión. Le dieron dos puyazos fuertes y el toro empujó y se entregó en el caballo al igual que en banderillas. Es sorprendente el tiempo que estuvo en el ruedo y seguía fresco. Ahora parece como si no se hubiese lidiado», asevera.

Sobre la reata de «Tahonero», Antonio destaca la importancia del toro y lo que aporta la madre, «Tahonera», ya que «para la simiente solemos ir a las vacas más que a los sementales».

El torero Manuel Escribano, que tiene en su palmarés haber indultado a un Victorino en Sevilla y al primer Miura de la historia en Utrera, valora su actuación y al toro. «Estoy muy contento de reaparecer con esta ganadería tras la cornada. Fue un toro exigente, bravo y enrazado, que quería mando y firmeza en la muleta, el toque fijador, que lo llevaras y remataras por abajo. Estoy feliz porque lo pude cuajar, además de poderle pude torear bien», explica.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *