«La Higiénica», la centenaria barbería utrerana que difunde su trabajo por Instagram

«La Higiénica», la centenaria barbería utrerana que difunde su trabajo por Instagram

José Manuel Brazo Mena

La historia de la peluquería «La Higiénica», la última de las tres que existían en la plaza del Altozano de Utrera, se remonta a finales del siglo XIX, cuando  Manuel Carbajo, según recoge un documento fechado en 1889, realizaba una labor polivalente, al dedicarse por igual a blanquear los dientes, extraer muelas, rasurar la barba, cortar el pelo y realizar sangrías con ayuda de sanguijuelas,  recomendadas en la época para la cura de algunas enfermedades.

El documento describe que para el uso curativo, el negocio disponía, entre otros elementos, de un depósito de estos anélidos, parientes de las lombrices, que han servido como remedio medicinal desde la época de Hipócrates, a través de la extracción de  sangre. Estas sanguijuelas fueron ampliamente utilizadas hasta el siglo XIX como remedio para todo, ya que se pensaba que sacaban del cuerpo los «vapores del demonio».

Sin embargo, la herencia de aquel «cirujano barbero», como se conocía a este personaje utrerano, la recogió Dionisio Dana, cuando le compró el negocio a Manuel Carbajo alrededor del año 1920, con la intención de iniciar una nueva andadura, modernizando el oficio y dándole un carácter más aséptico al local, que debería mantenerse impoluto en todo momento, después de cada corte de pelo y rasurado, de ahí el nombre de «La Higiénica».

Lejos de aquel oficio tradicional de tijera y peine, y con más de  tres generaciones de peluqueros a las espaldas (Antonio, hijo de Dionisio; y su nieto Antonio Dana), «La Higiénica» se ha reinventado recobrando el esplendor de antaño, con la «barber shop» y la peluquería de estilo «vintage», «fusionando la tradición y modernidad, sin perder de vista las raíces que es lo más importante», comenta Antonio Dana hijo.

Así, con un utillaje de última generación (se pueden ver en las estanterías hasta cinco maquinillas eléctricas distintas, algunas inalámbricas), se trabajan las nuevas tendencias de peluquería como el «lowfade», degradados, sombreados, difuminados, utilizando mucho el secador de pelo, y en los peinados, productos como cera, laca y fijador. «Es un trabajo más complejo que antiguamente, porque hoy se busca un acabado perfecto».

Antes los trabajos de la peluquería, según manifiesta Antonio Dana (nieto), se conocían por el «boca a boca», mientras que hoy se dan a conocer las últimas tendencias por las redes sociales. «Instagram, Facebook, Youtube o WhatsApp constituyen también un escenario ideal para ir aprendiendo, siempre que los referentes sean buenos. Tienes que innovar, pero también reproduces el trabajo de otros compañeros», asevera.

En cuanto a la costumbre de reunirse en la barbería, Dana señala que ya no existen tertulias como antes, cuando se hablaba de fútbol o toros, entre otros temas. Ahora la gente valora mucho su tiempo libre y lo que busca el cliente es un servicio rápido y efectivo. «Sin embargo, matiza el peluquero, la barbería no deja de ser un observatorio de comportamiento social, ya que la gente cuenta cosas que le contaría a sus amigos íntimos. Creo que hay que escuchar», sentencia.

Por otro lado, el representante de «La Higiénica» señala que «ahora hemos vuelto también al negocio tradicional de la barbería. La gente está concienciada de que tener hoy una buena imagen es importante, y que llevar un buen corte de pelo dice mucho. Para ello, hemos ampliado el trabajo hasta los sábados, por lo que invitamos a la clientela que más le cuesta cambiar que pruebe las nuevos servicios que ofrecemos de afeitado y arreglo de barbas y que se pueden ver en las redes sociales».

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *