Seis años de cárcel por estafar 37.000 kilos de pollo y revenderlos en establecimientos de Utrera

Seis años de cárcel por estafar 37.000 kilos de pollo y revenderlos en establecimientos de Utrera

La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a Miguel Ángel S.C. a seis años de prisión y a Antonio C.C. a dos años y medio de cárcel. Ambos estafaron a una empresa de alimentación, a la que compraron unos 37.000 kilos de pollos, quesos y embutidos ibéricos, con un valor de casi 75.000 euros, pero no pagaron nada.

Según recoge ABC de Sevilla, la diferencia en la pena impuesta tiene una explicación, a pesar de que ambos encausados tienen antecedentes penales. Miguel Ángel S.C., de 53 años, ha sido condenado doce veces por estafa y una más por apropiación indebida. La última fue en 2016.

A principios de noviembre de 2016, los acusados «trazaron y ejecutaron de común acuerdo un plan»: estafar a la empresa Santa Clara Alimentación haciéndose pasar por trabajadores de una empresaria dedicada a la venta de jamones y quesos, proporcionando incluso el NIF de la misma. La mercancía adquirida y nunca abonada fue vendida a comercios y carnicerías de Utrera y Los Palacios.

Desde un teléfono, cuyo usuario era Miguel Ángel S.C., uno de los dos acusados o una tercera persona a su instancia contactó con el encargado de la mercantil interesando realizar pedidos de pollos, quesos y embutidos ibéricos. Para aparentar solvencia, la persona que llamó por teléfono, diciendo llamarse Manuel, manifestó ser empleado de una empresaria del sector.

Una vez comprobado, a través de su aseguradora, que dicha empresaria era «solvente, de gran crédito y prestigio en el sector», el administrador de Santa Clara de Alimentación autorizó la operación, empezando a servir los pedidos que los acusados iban efectuando, hasta un total de ocho entre el 9 de noviembre y el 1 de diciembre de 2016 por importe conjunto de 74.999,98 euros.

Los pedidos se entregaban en una nave del polígono industrial «La Chapa» de Los Molares, donde los recibía Antonio C.C. y los cargaba en una furgoneta, estando presente en alguna ocasión el otro acusado. A medida que iban recibiendo las mercancías, Antonio C.C. las ofertaba y vendía a diversas carnicerías de Utrera y de Los Palacios, cuyos dueños abonaban el género, apropiándose los acusados de su importe.

Cuando los responsables de Santa Clara de Alimentación pretendieron cobrar los productos entregados, Antonio C.C. ofreció evasivas, y quien se hacía llamar Manuel dejó de responder al teléfono, sin que hasta la fecha la empresa suministradora haya percibido cantidad alguna por los ocho pedidos.

Tras la celebración del juicio, el tribunal considera «inequívocamente acreditados» los hechos, sobre todo, por las declaraciones de testigos y la prueba documental, aportándose las facturas falsas elaboradas por los acusados para vender el género.

Precisamente, la Sala señala que los dos condenados también podrían haber cometido un delito de falsedad en documento mercantil, pero no estaban acusados por ello.

Antonio C.C., en su declaración, admitió que trabajó para el otro acusado descargando y repartiendo la mercancía y que, a veces, cobraba las facturas. Sin embargo, descargó toda la responsabilidad de los hechos sobre Miguel Ángel S.C., quien negó toda relación con la estafa. Negó haber realizado pedidos, negó haber estado en la nave y haber presenciado incluso las descargas de mercancías, negó haber estado en las carnicerías y negó ser titular del teléfono del que realizó los encargos un tal Manuel.

Sin embargo, para la Sección Séptima de la Audiencia numerosas pruebas incriminan directa e indirectamente a ambos, «sin margen de dudas razonables».

Por todo ello, han sido condenados a dos años y medio y seis de prisión Antonio C.C. y Miguel Ángel S.C., respectivamente, por un delito de estafa agravada. Además, tendrá que pagar una multa de 1.440 y 2.160 euros cada uno. Y de manera solidaria y conjunta indemnizar a Santa Clara Alimentación en unos 75.000 euros más intereses.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *