El utrerano Telmo Sánchez Moreno, casi tres décadas siendo el capataz de la Virgen de los Dolores

El utrerano Telmo Sánchez Moreno, casi tres décadas siendo el capataz de la Virgen de los Dolores

La historia reciente de la hermandad de la Vera-Cruz y el Santo Entierro de Utrera es imposible de entender sin conocer las aportaciones de utreranos como Telmo Sánchez Moreno. Durante casi 30 años fue capataz de la Virgen de los Dolores, y ha ocupado todo tipo de cargos en la que fue su hermandad desde el momento en el que su primo Curro Peña le transmitiera el amor por esta corporación religiosa.

Telmo ha sido un gran aficionado al mundo del aeromodelismo, hizo sus pinitos como empresario taurino, se sacó el carné de piloto e incluso ejerció durante ocho años como concejal en el Ayuntamiento de Utrera. Su profesión ha estado centrada en el mundo de la construcción, pero a la hora de hacer balance no lo duda ni un segundo y asegura tajante que, «de todo lo que he hecho, lo que más me ha gustado es ser capataz y pasear a mi Virgen de los Dolores».

Corría el año 1973 cuando Telmo se hizo cargo del llamador del paso de la Virgen de los Dolores, tomando el testigo del fallecido José Luis Gutiérrez. El utrerano se sincera, ya que asegura que «no tenía ni idea de lo era llevar un paso, pero conté con la ayuda de Enrique Simón y de su cuadrilla, quienes me enseñaron los truquillos para poder desenvolverme».

Publicidad

Además de las hermandades que recorren las calles de Utrera en los días grandes, Telmo ha tenido también la oportunidad de viajar y de conocer el carácter y la personalidad de Semanas Santas de ciudades como Zamora, Valencia, Almería, Granada o Málaga, algo que le ha servido para tener una visión más completa de esta tradición.

La vida profesional de Telmo Sánchez Moreno ha estado estrechamente vinculada al mundo de la construcción, siendo su primera obra la basílica de María Auxiliadora, que dirigió junto a Rafael Mateos y que asegura que es «la obra de la que siempre me he sentido más satisfecho». Además, ha llevado a cabo reformas en templos como San Francisco, la iglesia del Carmen, Santa María o Santiago.

También hay que destacar las obras que impulsó en su etapa como concejal en el Ayuntamiento de Utrera, donde acometió importantes intervenciones en el cementerio municipal, así como en el alumbrado de numerosas calles de la localidad, destacando que «entonces no se cobraba como concejal, mejor dicho, te costaba el dinero».

La iglesia de San Francisco ha sido su casa durante décadas, donde ha desempeñado todo tipo de tareas, como incluso barrer, limpiar o montar pasos y altares. Recuerda como en una ocasión, recorriendo las calles de Utrera en una pedida para la hermandad, llegó a una casa muy humilde en la calle Valderrama, donde su inquilina no tenía ni para comer, en una vivienda que incluso tenía el suelo de tierra, por lo que «decidí volcarle en su delantal todo lo que habíamos recaudado para que, al menos, pudiera comer durante algunos días».

Una curiosa anécdota que, sin lugar a dudas, sirve para ilustrar la valía humana de este utrerano, que en la actualidad tiene 87 años, y que cada Viernes Santo, cuando la Virgen de los Dolores se hace dueña de las calles de su ciudad, revive intensamente aquellos años en los paseaba junto a Ella.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *