El gobierno local de Utrera decide rotular el mirador del parque del Muro con el nombre de la republicana Carmen Luna

El gobierno local de Utrera decide rotular el mirador del parque del Muro con el nombre de la republicana Carmen Luna

El equipo de gobierno municipal, integrado por PSOE e IU, ha decidido rotular el mirador que existe en el parque del Muro con el nombre de la republicana Carmen Luna Alcázar. Se trata de una utrerana «con inquietudes políticas que fue humillada y sometida a vejaciones públicas por los sublevados franquistas».

De esta forma ha atendido la solicitud de la asociación de memoria histórica de Utrera (Amehis), que reclamaba un reconocimiento para «esta mujer luchadora y valiente, capaz de sacrificar su vida por unas ideas en las que creía firmemente». Así, «se trata de preservar la memoria de esta utrerana que fue sometida al escarnio público, de recuperar su dignidad y su honor, de honrar su figura, además de salvaguardar el conocimiento y la difusión de la historia de nuestro pueblo, propiciando el respeto a los valores democráticos y constitucionales, como base de la convivencia y de una cultura de paz».

Según la documentación en torno a este expediente, indica la idoneidad de dedicarle el mirador del parque del Muro porque, «dada su elevada situación, dominaría el caserío y, de forma especial, divisaría varias viviendas del barrio muy vinculada a su vida, entre otra la conocida como ‘La conejera’, hoy calle Virgen de los Desamparados, que quedaría frente al mismo».

Según Amehis, la historia de Carmen Luna es «representativa de la de otras muchas mujeres a las que se las tachaba de ‘individuas de dudosa moral’, y que hoy serían consideradas ejemplos del naciente feminismo republicano». Por ello, «se les cortaba el pelo, las obligaban a tomar aceite de ricino y terminaban siendo violadas y asesinadas. Éste era el castigo por ser fieles a la república y por ser mujer, la doble venganza que el franquismo impuso en su doctrina patriarcal y que devolvió a las mujeres al ostracismo, el hogar y la tradición».

Esa utrerana era anarquista, vivía en una humilde choza en el campo junto a su familia, vendía frutas y verduras en la desaparecida plaza de abastos, dio a luz a nueve hijos y trabajó duro para alimentarlos. Era conocida por defender sus ideales y denunciar las injusticias de la oligarquía agraria. «Cuando salió a la calle enarbolando la bandera republicana, fue detenida y encarcelada: le raparon la mitad de la cabeza y le trenzaron lazos morados, rojos y amarillos en los mechones que le quedaban. Después la pasearon atada a la cola de un caballo por el centro de Utrera», según ha señalado la asociación de memoria histórica, al tiempo que ha recordado que «La Luna», como era conocida popularmente, acabó en una fosa común.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *