Agreden al guarda del yacimiento romano de El Torbiscal y saquean una quincena de tumbas

Agreden al guarda del yacimiento romano de El Torbiscal y saquean una quincena de tumbas

Hace unos días fue hallada junto a El Torbiscal, en término municipal utrerano, una necrópolis romana con 63 tumbas, datadas algunas de ellas en el siglo I d.C. y otras en el siglo IV en la época paleocristiana. Tras conocerse ese descubrimiento, «han destrozado una quincena de tumbas e incluso han llegado a agredir y amenazar con un palo al guardia de seguridad que vigilaba el yacimiento arqueológico, ya que el tema había saltado a través de las redes sociales y algunos medios de comunicación antes de que se pudieran proteger debidamente los hallazgos», ha explicado en COPE Utrera (98.1 FM) el historiador y técnico de Patrimonio de la concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Utrera, Javier Mena.

Afortunadamente, la rápida actuación de las autoridades competentes en la materia impidieron que los expolios continuaran y los restos de mayor interés encontrados ya se encuentran en análisis, para que la ciencia ayude a conocer algo más de esta necrópolis ubicada en un lugar que históricamente ha estado muy poblado en Utrera, muy cerca de enclaves tan destacados como el puente romano de Las Alcantarillas, la Vía Augusta o el arroyo Salado. Gracias al estudio de estos restos será posible por ejemplo saber cuál fue la causa de la muerte de cada una de estos utreranos del pasado, qué comían y todo tipo de interesantes datos.

Uno de los aspectos que más ha llamado la atención en torno a este hallazgo arqueológico es la gran envergadura de algunos de los huesos encontrados, lo que da a entender que pertenecieron a personas de una altura considerable. «Estas personas eran campesinos que trabajaban en las villas de la zona, y está muy claro que podían disfrutar de una muy buena alimentación, ya que estamos hablando de un área muy fértil. Estaban muy sanos y eran robustos», apunta Mena.

Los restos fueron encontrados debido a las obras que están ejecutándose en la conexión entre la carretera N-IV y la A-471. Junto a los propios cuerpos, se han encontrado algunos enseres como ungüentarios –las vasijas de cerámica en las que se guardaban los ungüentos-, una pulsera y unos pendientes. Se trata de «un ajuar de bronce, sin gran valor, lo que nos indica que eran personas con pocos recursos económicos, nada ver con el valioso ajuar que hallamos en la necrópolis de época turdetana que apareció en el cerro del Olivar Alto».

Además de la importancia como enclave comercial que tuvo El Torbiscal y Las Alcantarillas, también era un lugar con una muy importante industria de la construcción de las piezas de cerámica que servían como recipiente al aceite que se cultivaba en tierras utreranas y posteriormente se trasladaban a los puertos gaditanos para abastecer a todo el imperio.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *