El utrerano Francisco Obando, impulsor de una de las empresas más emblemáticas y exitosas de Utrera

El utrerano Francisco Obando, impulsor de una de las empresas más emblemáticas y exitosas de Utrera

En la actualidad, Panadería Obando es una de las empresas más conocidas de Utrera y sus productos se venden en prácticamente toda España e incluso en el extranjero. Detrás de ese logro se encuentra la apasionante historia de Francisco Obando, el impulsor de esta empresa, quien prácticamente desde cero y con todo en su contra, supo vencer al destino y a las dificultades de la vida, con unas armas que casi nunca fallan: el trabajo, la tenacidad y el sacrificio.

Obando nació en la calle Las Mujeres y recuerda cómo la plaza del Altozano era su patio de juegos. Estudió en los famosos «gratuitos» de los Salesianos, y muy pronto, cuando sólo tenía once años, su padre se afanó en enseñarle la profesión de zapatero, ya que gestionaba una de las zapaterías más conocidas de Utrera. Francisco aprendió la profesión, pero reconoce que «a pesar de que mi padre se empeñó en que yo fuera zapatero, a mí nunca me terminó de convencer y tenía otros planes para mi vida».

Desde muy pequeño, Obando mostró una importante capacidad aventurera y emprendedora, por lo que cuando todavía no había cumplido los 18 años, se enroló como voluntario en el Ejército. Su primer destino fue Morón de la Frontera, para acomodarse posteriormente en la base de Tablada, donde llegó a ser cabo jefe de víveres y responsable de la intendencia. Son años en los que conoce a una persona muy importante en su vida, como fue el empresario sevillano Manuel Carrera Anglada, con el que empezó a trabajar en los diferentes negocios que gestionaba en Sevilla. «El primer día que trabajé con él, repartiendo con un carrillo de mano, hice el reparto en dos horas menos que el que lo hacía anteriormente», recuerda orgulloso Obando.

Eran momentos en los que el utrerano barajaba quedarse trabajando en el Ejército o con Manuel Carrera, pero el amor se le cruzó en su vida y terminó cambiando el destino de Obando y dando lugar a una de las empresas más emblemáticas que han surgido en Utrera. Conoció a la que sería su primera mujer, «Paquita», cuya abuela -Beatriz Matos- regentaba una panadería que iba a la deriva en la calle Cristo de los Afligidos, justo en el mismo enclave donde hoy se encuentra Panadería Obando. Eran dos jóvenes enamorados a los que les esperaba una prueba muy complicada, ya que cuando Francisco sólo tenía 20 años, falleció el padre de Paquita, y Obando -por petición de ella- se hizo cargo de la panadería en unas condiciones muy complicadas, ya que el negocio no marchaba bien y acumulaba muchas deudas.

Los abuelos de su novia fueron los que le enseñaron a hacer pan, en una panadería que apenas amasaba al día 50 kilos de harina, y trabajando toda la noche fue capaz de abrir un horizonte lleno de esperanza y nuevos proyectos. Un negocio en el que todavía se trabajaba con una especie de noria tirada por mulas, donde como mucho se ganaba 15 ó 20 pesetas al día, por lo que Obando confiesa que «llorando todas las noches de rabia salí adelante».

El utrerano consiguió sacar de la ruina al negocio, llevando a cabo nuevos contactos, moviéndose mucho y siendo pionero en el reparto de pan a domicilio y a los bares, ya que en aquellos tiempos todavía no era habitual que las panaderías repartieran el pan. Si hacía falta era él mismo el que se encargaba de cargar los sacos de harina al hombre, repartía en bicicleta o en moto y estaba prácticamente todo el día en la calle. Tiempos de mucha necesidad en los que Obando no dudó en ayudar a todo el que se lo pedía, y en los que nacieron tres hijos, hasta que la fatalidad se cruzó en su camino, cuando Paquita -quien trabajaba a su par en la panadería e introdujo también dulces- falleció de manera repentina cuando sólo tenía 23 años.

Lógicamente llegó un periodo muy complicado para Francisco, quien viudo y con tres hijos a su cargo, pensó incluso en vender la panadería. Gracias a los ánimos de su padre, consiguió levantarse y siguió adelante, hasta que volvió a encontrar el amor de la mano de Ana, con quien se casó en 1972 y tuvo otros tres hijos. Cómo él mismo asegura refiriéndose a ella «me encontré a la Virgen de Consolación».

Su tenacidad, trabajo y atrevimiento le permitió situar a su empresa en un lugar de privilegio en el mundo local, una aventura a la que poco a poco se fueron incorporando sus hijos, quiénes han sabido también abrir nuevos y apasionantes caminos y han seguido continuando la obra que con tantas dificultades inició su padre. «El único secreto es trabajar, ahorrar y no gastar, lo he sacrificado todo en mi vida por mis hijos», asegura Obando en la sede principal de la panadería, ese mismo lugar que él encontró en estado ruinoso y donde hoy se amasan entre 3.000 y 4.000 kilos de harina al día y donde han trabajado decenas de utreranos.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *