- Utrera Digital - https://www.utreradigital.com/web -

Villalobos anuncia la reurbanización del recinto ferial de Utrera y la eliminación del albero en las calles

El recinto ferial de Utrera va a ser objeto de una importante reurbanización. La intención del Ayuntamiento es renovar las redes de abastecimiento y eliminar el albero de las calles.

Lo ha anunciado el alcalde, José María Villalobos (PSOE), quien ha explicado que ya está trabajándose en torno a este proyecto. El principal cambio estético que experimentará la zona llegará con la desaparición del característico albero que actualmente alfombra el recinto. «El albero genera problemas de polvo y barro, y acaba en la red de saneamiento, provocando atascos», ha explicado el regidor local.

En este sentido, ha comentado que la propuesta pasa por adoquinar las calles alberizas. No obstante, el proyecto podría ser más amplio incluso y no limitarse solamente a los viarios, ya que «se esta barajando aplicar el modelo que está utilizándose en ferias como la de Sevilla, donde la zona de albero se limita únicamente a las aceras». De este modo, los espacios donde se instalan las casetas quedarían «con cemento o asfalto».

No obstante, aún no está claro hasta dónde puede llegar el cambio en el recinto de Consolación, ya que esos terrenos están contemplados, según el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), como una zona de área libre. Esto trae consigo unos condicionantes, que restringen el espacio que puede quedar pavimentado, por lo que «se está analizando cuál es la mejor solución».

A pesar del proyecto que tiene en mente el gobierno local, Villalobos considera que «casi no se va a notar cambio estético en la feria, porque sobre todo se va a actuar en las tripas del recinto. Se busca una mayor comodidad y facilidades para los caseteros y para la utilización de esa zona de Utrera el resto del año». En palabras del primer edil utrerano, la feria se asienta sobre un terreno «bien situado en Utrera, al que le hace falta una inversión importante», especialmente en lo relativo a la «renovación de las redes de abastecimiento». Se trata de una intervención «muy necesaria porque desde que se remodeló la feria a finales de los años 90 prácticamente no se han acometido obras de envergadura, salvo los adoquinados de las calles Soleá y Toná».

En el deseo del alcalde está que el proyecto pueda ser una realidad de cara a las fiestas patronales de 2019. En cualquier caso, ha reconocido que «no sabemos si dará tiempo de que esté para entonces, o si habrá que dejar los trabajos para después de la feria».