LA SOCIEDAD LITERARIA Y EL PASTEL DE PIEL DE PATATA (The Guernsey Literary and Potato Peel Pie Society)

Reino Unido 2018 124 min.

Dirección Mike Newell Guión Thomas Bezucha y Don Roos, según la novela de Annie Barrows y Mary Ann Shaffer Fotografía Zac Nicholson Música Alexandra Harwood Intérpretes Lily James, Michiel Huisman, Glen Powell, Jessica Brown Findlay, Matthew Goode, Tom Courtenay, Penelope Wilton, Katherine Parkinson, Kit Connor, Florence Keen, Bronagh Gallagher, Marek Oravec

Tras cuatro años sin dirigir, Mike Newell (Cuatro bodas y un funeral, Donnie Brasco) se asoma de nuevo, con la superficialidad que suele hacerlo, al mundo de la literatura, tras adaptar clásicos como Grandes esperanzas o contemporáneos como El amor en tiempos de cólera o Harry Potter y el cáliz de fuego. Por supuesto lo hace con buena caligrafía pero exceso de melaza. Lo que se promociona como una amable comedia sobre los entresijos de una peculiar sociedad literaria, no es más que un melodrama bélico y romántico en el que una serie de personajes se unen para paliar los efectos de una tragedia humana, la que se organiza en torno a una de sus bienhechoras y un oficial alemán perteneciente al destacamento que invade su hermosa y tranquila villa británica, de esas en las que todo es encanto y color, y el olor de los cerdos se convierte en aroma de pastel. Quedan avisados, ni es comedia, aunque contenga trazos de ella, ni un canto de amor a la literatura como método de escape de la cruda realidad ni puerta a un mundo de imaginación, cultura y creatividad. En ese entorno casi de cuento infantil irrumpirá una joven escritora que también arrastra un trauma bélico y que, cual ángel de la guarda, consolará a los dolidos integrantes del club y encontrará algún que otro remedio para paliar su dolor, a la vez que encontrará en ellos la familia que ha perdido. Todo muy previsible y edulcorado, se deja ver por supuesto pero con esa sensación de no aprender ni enriquecerse con nada. Una fotografía luminosa y una música almibarada acaba de rematar el juego, que encuentra en sus intérpretes su mejor baza, aunque Newell no sepa sacar suficiente partido de ellos. Lily James, que fue Cenicienta y Meryl Streep en años mozos en Mamma Mia 2, basa su encanto en muecas y monerías, mientras el resto se conforma con estar presentes, acentuando su porte rústico (Michiel Huisman de Adaline), triunfador (Glen Powell de Todos queremos algo) o aristocrático (Matthew Goode de Un hombre soltero), para dar aspecto de Corin Tellado al asunto. Los demás se limitan a encarnar a los encantadores habitantes de una población unida e idílica, en un tono que lo invade todo y hace del conjunto una ñoñería considerable.

Juan José Roldán

Sobre Juan José Roldán

Licenciado en Derecho y funcionario del Ayuntamiento de Sevilla, escribe sobre cine y música en diversos medios, como El Correo de Andalucía, El Giraldillo, Utrera Digital y Sevilla Cultural. Ha realizado programas radiofónicos en Canal Sur, Radiópolis y Radio Aljarafe. Colabora habitualmente con el Festival de Cine Europeo de Sevilla, la Asociación Linterna Mágica, el Teatro de la Maestranza y la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla, y ha sido Director de Márketing en los Cines Nervión Plaza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *