- Utrera Digital - https://www.utreradigital.com/web -

El utrerano Isidoro Carretero, toda una vida entre libros y material escolar

El amor por los libros y los artículos de papelería es algo con lo que nació el utrerano Isidoro Carretero Molina, que recuerda como cuando todavía era muy pequeño leía ‘El Quijote’ en los Salesianos de la mano de un profesor que nunca olvidará, Don Andrés, «pero ‘El Quijote’ de verdad, no el reducido como se lee ahora», precisa Isidoro. Incluso antes de ese momento que cambió su vida, Isidoro recuerda como «me quedaba embobado viendo el escaparate de la papelería Álvarez, siempre me ha gustado mucho ese mundo».

Isidoro es una de esas personas que sorteó el destino y, a base de tesón y trabajo, consiguió materializar su sueño. Tras pasar por el colegio de las Hijas de la Caridad –las religiosas que se ubicaban en el Hospital de la Santa Resurrección-, Isidoro estuvo en las instalaciones del colegio de los Salesianos y posteriormente en el instituto Ruiz Gijón, hasta que dejó los estudios para comenzar a trabajar. Su primer contacto con el mundo laboral fue en una profesión muy distinta a la labor por la que ha sido conocido después, ya que comenzó a trabajar como ayudante en la farmacia de ‘La Corredera’.

En cuanto los vientos fueron propicios, fundó en la calle Álvarez Hazañas, en un pequeño local, no en la ubicación en la que se encuentra hoy en día, un negocio que estaba llamado a marcar una época en la localidad: ‘Papelería Isidoro’. «Siempre tuve fe en que podía triunfar, yo quería comerme el mundo y trabajar, siempre me ha gustado el sector del comercio», explica el propio utrerano.

Un establecimiento que rápidamente se convirtió en una referencia en el sector de los libros de texto, la papelería y el material escolar, y en el que han comprado y siguen haciéndolo varias generaciones de utreranos. Desde ese inicial pequeño local, Isidoro fue poco a poco progresando y ofreciendo un servicio cada vez más amplio a todos sus clientes. Luego se incorporaron al negocio sus hijos Víctor y Jesús, quienes han seguido ampliando los horizontes de trabajo impulsando la apertura de dos centros más, en La Mulata y en El Torno, y la puesta en marcha de la plataforma de venta online para toda España www.ipapel.es. «Mis hijos son grandes emprendedores, tienen una gran capacidad de sacrificio y son los que siguen subiendo cada día más escalones, ellos me consultan algunas cosas, pero todo lo que hacen lo hacen bien, yo solo doy una vuelta por allí de vez en cuando, hoy en día es fundamental que los negocios tengan presencia en Internet y ellos lo están haciendo genial», cuenta con orgullo Isidoro.

La vida de este inquieto utrerano ha estado muy ligada al Hospital de la Santa Resurrección, ya que fue monaguillo en la iglesia que se encuentra en esta institución durante muchos años en su juventud, en los que se tenía que levantar de la cama cuando todavía la noche cubría el horizonte utrerano. El lugar que ocupa en su corazón esta capilla es muy importante, celebrando incluso allí su boda y el bautizo de uno de sus hijos. También es trascendente resaltar la gran labor que realizó trabajando en la asociación de padres y madres del colegio salesiano, así como en el colectivo de antiguos alumnos, impulsando muchas actividades de índole cultural.

Isidoro es un enamorado de Utrera, de sus monumentos y de su forma de vida, pero también es un viajero incansable que ha recorrido prácticamente todo el mundo poniendo en marcha diferentes aventuras. De entre los viajes que ha tenido la suerte de realizar, este utrerano asegura que uno de los que más le impactó fue conocer de cerca Tailandia.

En la actualidad, Isidoro vive plácidamente de una manera sencilla y se dedica principalmente a «disfrutar de mis nietos, sin lugar a dudas el mejor regalo que he podido tener en mi vida».