CARMEN Y LOLA

España 2018 103 min.

Guión y dirección Arantxa Echevarría Fotografía Pilar Sánchez Díaz Música Nina Aranda Intérpretes Zaira Romero, Rosy Rodríguez, Moreno Borja, Rafaela León, Carolina Yuste

Tan sencilla como directa, hay mucho de una realizadora firmemente comprometida con la cuestión de género y firmante de numerosos documentales, especialmente para la televisión, en la cándida y tierna imagen que da en su película del amor lébico y natural entre dos jóvenes gitanas. No hay seguramente buen cine en esta película repetimos sencilla y directa, pero alcanza con creces los objetivos que se marca, y pudimos comprobarlo in situ con la pandilla de adolescentes de raza gitana que tuvimos justo detrás de nuestra fila, y que pasaron con total convicción del escándalo a la comprensión. Siempre hemos criticado que este tipo de productos para la concienciación social sólo llegue a quienes ya estmos concienciados, por eso sería aconsejable que se estrenaran en espacios más adecuados al público que necesita de su mensaje. En este caso no cabe duda de que la comunidad gitana acude a verse en pantalla, como suelen hacer por ejemplo otros colectivos como el homosexual, aunque no pise el cine en apenas otras ocasiones. Pero Carmen y Lola va más allá, porque una vez captado ese público potencial, convence con su mensaje conciliador, abre los ojos y triunfa en su intención educativa. La realizadora vasca Arantxa Echevarría adopta una estrucutra muy clara y sencilla, mostrando primero las costumbres de la comunidad que retrata, sin juzgarlas ni condenarlas, muy al contrario divierten y atraen en su colorido y alegría. Prosigue mostrando el comportamiento machista en el seno de las familias, así como el papel una vez más castrador de la religión. Abonado el campo, narra una preciosa historia de amor entre dos bellas y muy jóvenes gitanas, una lesbiana de vocación, la otra suficientemente fuerte y decidida como para probar y cambiar sin temer las consecuencias. El sufrimiento del primer amor no siempre correspondido, la incomprensión y la frescura de sus protagonistas no profesionales, atrapan al espectador implicándole y haciéndole partícipe de esta denuncia de la intolerancia, el machismo y la incomprensión, más grave aún cuando sólo se trata de amor. Hay subrayados evidentes, como esa atalaya omnipresente, los pájaros, el mar; pero no chirrían ni molestan, incluso son bienvenidos si así complementan un discurso necesario que debería llegar al público que lo merece, en luga rd perder el tiempo en vacuidades llnas de pretensiones y malas como un dolor, y pienso en Yucatán, gran e injusta triunfadora de la taquilla nacional.

Juan José Roldán

Sobre Juan José Roldán

Licenciado en Derecho y funcionario del Ayuntamiento de Sevilla, escribe sobre cine y música en diversos medios, como El Correo de Andalucía, El Giraldillo, Utrera Digital y Sevilla Cultural. Ha realizado programas radiofónicos en Canal Sur, Radiópolis y Radio Aljarafe. Colabora habitualmente con el Festival de Cine Europeo de Sevilla, la Asociación Linterna Mágica, el Teatro de la Maestranza y la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla, y ha sido Director de Márketing en los Cines Nervión Plaza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.