Fermín Vaquero, el pionero de la radio en Utrera

Fermín Vaquero, el pionero de la radio en Utrera

La radio forma parte de manera indudable de la banda sonora de la vida de miles de personas, que de una manera u otra han crecido escuchando las voces de aquellos maestros locutores que se lanzaban a las ondas para poner en marcha todo tipo de programas. Con muy pocos medios técnicos, pero con mucha ilusión y responsabilidad, el 21 de noviembre de 1950 comenzaba la era moderna de la radio en Utrera, cuando el polifacético y carismático Fermín Vaquero se ponía a los mandos de la denominada «Radio Consolación. Emisora de la Virgen».

Como no podía ser de otra manera y como pasa con tantas cosas en la localidad, la patrona fue fundamental para el inicio de esta aventura. Se trataba de una pequeña emisora de radioaficionados que habían puesto en marcha varios salesianos –ya que en el santuario de Consolación se ubicaba el denominado Estudiantado Filosófico Salesiano- pero, tras la llegada de Fermín, el asunto fue cambiando de manera progresiva, hasta convertirse en un medio de comunicación de absoluta referencia para población. «Al principio casi no llegábamos al final del paseo de Consolación, pero cuando dejó de emitir Radio Juventud en 1965 -la heredera de Radio Consolación- alcanzábamos las costas de Portugal, la parte de la sierra de Ronda y el valle de los Pedroches», asegura este cordobés que llegó a Utrera «casi con pantalón corto» y se enamoró de la localidad.

La historia de amor de Fermín con el mundo de la radio había comenzado poco antes, concretamente en Córdoba en el año 1947, justo en el momento en el que entró en los estudios de la entonces «Radio Córdoba» (EAJ 24). Por eso cuando llegó a Utrera ya lo hizo «envenenado con el mundo de los micrófonos, poniendo en marcha una emisora local cuando solo había en Andalucía en grandes municipios como Jerez, Cádiz, Sevilla, Córdoba y Málaga».

Una iniciativa con claros tintes románticos, ya que en sus inicios solo disponían de siete discos de pizarra y todos los que colaboraban en la aventura lo hacían por amor al arte, sin cobrar ni una peseta. Utreranos a los que la radio encandiló desde el primer instante y que no dudaban en comer rápidamente cuando volvían del trabajo a casa, tomar la bicicleta y estar en la radio hasta bien entrada la noche. «Como llevábamos la Virgen en el nombre, no se metían mucho las autoridades en lo que hacíamos, todo lo conseguimos a base de sacrificios y sobre todo porque amábamos profundamente la radio», explica este utrerano de adopción.

Fermín contó para estos primeros pasos con la ayuda de algunos utreranos como Pepe Dana y José Luis Suárez, hasta que poco a poco esta primera emisora pasó a convertirse en «Radio Juventud», que también ofreció a todos los utreranos una completa programación local durante muchos años. «Todavía hoy en día me paran por la calle algunas personas que tienen entre 70 y 80 años para recordarme que escuchaban programas que hacíamos con los disfrutaban mucho».

La trayectoria de Fermín delante de los micrófonos no terminó con el cierre de «Radio Juventud» en 1965, ya que posteriormente colaboró con medios como La Voz del Guadalquivir, COPE, RNE y con el recordado programa de televisión de Canal Sur «Tal como somos». Otro de los momentos que no olvida de su trayectoria radiofónica está ligado a «Radio Utrera. La Voz de la Campiña», una emisora donde ponía en marcha el programa denominado «Club de oyentes», donde asegura que «había días en los que los oyentes nos encargaban más de cien discos dedicados, algo que lamentablemente se ha perdido en la radio de hoy en día. Teníamos incluso corresponsales en los pueblos de la comarca y todavía me da un pellizquito dentro cuando algunas personas me recuerdan anécdotas vinculadas con este programa».

En la actualidad, Fermín Vaquero sigue colaborando en programas de radio donde habla de naturaleza y caza, dos temas que han sido auténticas pasiones en su vida, sobre los que ha escrito hasta siete libros monográficos.

Este utrerano de adopción ha demostrado ser siempre una persona muy inquieta, siendo además el auténtico iniciador de la Orden del Mostachón, una entidad que otorga en Utrera los premios más importantes que se entregan a lo largo del año, los denominados «Mostachones de Oro», un galardón para los cuales se inspiró en el «Garbanzo de oro», que se entregaba en «Chicote» en Madrid.

La radio no ha sido el único lugar donde Fermín ha sido pionero en Utrera, ya que recuerda con orgullo cómo tuvo la suerte de ser el teniente alcalde que inauguró el primer semáforo que funcionó en la localidad, asistió a la llegada de las primeras motos, además de propiciar el surgimiento de entidades como clubes deportivos, casetas de feria e incluso discotecas.

En su forma de ser no ha perdido ni un ápice de la fuerza y la ilusión que le han movido a lo largo de su vida, y confiesa que «hablar y escribir han sido siempre mis dos pasiones». Un maestro de las ondas de vocación que fue capaz de abrir un camino sin explorar en la localidad por el que luego han caminado muchos locutores que han mantenido vivo el espíritu de la radio en Utrera.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *