El recuerdo a Enrique Montoya, presente 25 años después de su fallecimiento

El recuerdo a Enrique Montoya, presente 25 años después de su fallecimiento

Hace un cuarto de siglo, la voz de Enrique Montoya se apagaba para siempre y, con ella, parte del duende de una tierra como Utrera, cuna de grandes artistas. Sin embargo, 25 años después, la presencia de este cantante utrerano sigue estando presente en el recuerdo de su pueblo.

Una plazuela con su nombre y un monumento a su persona en el centro histórico de la ciudad son dos de los homenajes perpetuos que le rinde su Utrera natal. Su música es la herencia más destacada que legó, siendo la «Plegaria a la Virgen de Consolación» uno de los principales recuerdos que dejó para la historia, contando siempre con el cariño y el respaldo de sus paisanos.

Pero no es el único éxito de Montoya. Con su guitarra en las manos, canciones como «Esperanza», «Señorita» u otras incluidas en el disco «Coplas de mar y tierra» se convirtieron en temas que, con el paso de los años, siguen conservando la importancia que siempre tuvieron en la memoria musical de los ciudadanos.

El 28 de julio de 1993, de un aneurisma en la arteria aorta, Enrique Montoya Fernández fallecía entre la conmoción de todo el pueblo de Utrera. Mostachón de Plata, Mostachón de Oro, homenaje del Potaje Gitano y del Festival del Mostachón son algunos de los reconocimientos que posee este utrerano de pro, a los que hay que añadir el título de Hijo Predilecto de la ciudad.

Precisamente el Potaje Gitano ha querido tenerlo presente también este año, ante la efeméride que está recordando. Así, le dedicó los previos que sirven de antesala a la celebración del festival flamenco más antiguo de España.

 

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *