- Utrera Digital - https://www.utreradigital.com/web -

Una campaña de la DGT y la Policía Local para vigilar y controlar las furgonetas en Utrera

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha impulsado una campaña especial de vigilancia y control de furgonetas. La Policía Local de Utrera se ha adherido a dicha iniciativa, que se desarrollará entre los días 23 y 27 de julio.

Durante esas fechas se realizarán inspecciones sobre los vehículos, en relación a las autorizaciones y los documentos, las condiciones técnicas, los elementos de seguridad,… También se ocupará de los conductores, con controles de los permisos de conducción y alcohol.

Esta acción se enmarca en la programación de las campañas y operaciones de vigilancia y control para el año 2018 por parte de la DGT. Desde esta institución se considera que la participación de los Ayuntamientos es fundamental para el éxito de dichas iniciativas, en las mismas fechas y con los mismos objetivos de vigilancia, porque contribuirá, además de ayudar a reducir el números de heridos y fallecidos en accidentes de circulación, a tener una idea más exacta de la incidencia y su evolución a nivel nacional.

La conducción de una furgoneta no es igual que la de un turismo; el comportamiento dinámico es diferente, sobre todo si va cargada. La sujeción de la carga es vital, cualquier desplazamiento de la misma incide sobre la estabilidad del vehículo por desplazamiento del centro de gravedad. Entre este tipo de vehículos es más alta la incidencia de salidas de la vía y vuelcos, que puede explicarse por la excesiva o mala colocación de la carga.

El riesgo en la conducción de furgonetas es mayor que en turismos, debido a la carga que transportan y a un menor equipamiento de seguridad activa y pasiva. Además, la sensación de seguridad por el mayor tamaño del vehículo, la menor velocidad y la elevación de la cabina hace que el número de distracciones sea mayor y el uso de cinturón de seguridad menor.

En 2016, las furgonetas estuvieron implicadas en 10.604 accidentes con víctimas, de los cuales un 58% se produjo en vías urbanas. En dichas vías hubo un descenso en el número de fallecidos (6 menos) como en el de heridos hospitalizados (20 menos) respecto del año anterior.