El bailarín utrerano Antonio Vilches lamenta «que mi pueblo no me haya dado un homenaje»

El bailarín utrerano Antonio Vilches lamenta «que mi pueblo no me haya dado un homenaje»

Haciendo magia con el calendario, ponemos en marcha nuestra particular máquina del tiempo para situarnos justo en el 16 de julio de 1988, una jornada que quedó en la retina de todos los aficionados al flamenco que pudieron acudir a una nueva edición del Potaje Gitano de Utrera. El evento contaba con un cartel que quita la respiración, en el que estuvieron presentes figuras como Curro de Utrera, Pepa de Utrera, Enrique Montoya, Miguel Funi, José de la Tomasa, Aurora Vargas o Nano de Jerez.

El momento álgido de la noche llega con la aparición en el escenario de Fernanda y Bernarda, quienes ya se habían convertido en las leyendas que siguen siendo en la actualidad. Las dos hermanas dan una lección de arte y, cuando empiezan a cantar por fiesta, aparece en el escenario el utrerano Antonio Vilches, quien con su baile consigue sazonar un guiso flamenco perfecto para que el auditorio se venga abajo. El paso del tiempo es a veces injusto, dejando en un segundo plano inmerecido a personas como Antonio, quien protagonizó una destacada carrera en los escenarios y que a día de hoy lo recuerda todo como el primer día.

Momentos como el descrito anteriormente han llenado la vida de este utrerano, que nació en La Corredera hace 87 años –quién lo diría viendo el buen aspecto que tiene- y que con solo 12 años comenzó a dar sus primeros pasos en el mundo del baile de la mano de Naranjito de Triana. A pesar de no tener ningún artista en su familia, Antonio Vilches llevaba el arte en la sangre y, siendo todavía un niño, ya pisaba escenarios en la provincia de Cádiz e incluso en teatros de Lisboa.

Su casa está plagada de recuerdos que muestran la intensidad de su vida artística, aunque afirma que le han quedado dos espinitas clavadas. Por un lado, un curioso sueño que, como él mismo cuenta, es «poder haber puesto en marcha un espectáculo en la plaza del Altozano en el que hubiera bailado descalzo en invierno, mientras llovía», mientras que por otro lado se siente un poco olvidado por sus paisanos, ya que asegura que «una de las penas que tengo es que no me han dado un homenaje en mi pueblo».

Alternaba el cante con el baile y muy pronto, sin haber llegado todavía a ser un adolescente, se marchó a Madrid, donde protagonizó carteles en salas tan míticas como, por ejemplo, «Pasapoga», donde compartió escenario con figuras de la talla de Lola Flores. Antonio vivió una época de esplendor artístico, años en los que un país entero sentía según se cantaba y se bailaba en los teatros y en los cafés.

A este inquieto utrerano no había nada que le asustase y se convirtió en uno de esos artistas pioneros que se aventuró a mostrar el arte español fuera de las fronteras nacionales, protagonizando el ballet de su creación espectáculos y extensas giras en países de Oriente Medio como Siria, Egipto o El Líbano. Unas propuestas internacionales que hoy en día son muy habituales, pero que en aquellos tiempos eran terrenos prácticamente inexplorados. Antonio no sólo bailaba flamenco, sino que también mostraba piezas clásicas, ya que él no se ha considerado nunca un bailaor. «Soy un bailarín clásico», afirma orgulloso.

Cuando cumplió 70 años inició el camino de regreso a Utrera, donde puso en marcha una academia de baile que funcionó durante más de una década, por la que pasaron algunos de los profesores de baile que en la actualidad cuentan con más alumnos en Utrera, como es el caso de Francisco Arjona o Agui Arenas.

Una vida apasionante, una carrera fulgurante que llevó a este utrerano a recorrer países que en aquellos momentos casi estaban vedados para los españoles. Una figura que merece el reconocimiento de todos los utreranos, algo que sí le han brindado todos los que han tenido la oportunidad de admirar su arte de cerca.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Un comentario en “El bailarín utrerano Antonio Vilches lamenta «que mi pueblo no me haya dado un homenaje»

  1. Pedro G dice:

    Estas fechas no deben de estar bien, la academia la tenía hace mas de 30 años, con lo que si ahora tiene 87 años, sería con 50 años cuando la puso, no con 70 como reza el artículo. Mas bien yo diría que regresó en los años 70.

    Sobre el homenaje de su pueblo, umm, pues no se. ¿Ha realizado el alguna acción digna de mención y para el recuerdo que se sepa?
    Yo lo de compartir cartel con Lola flores, …etc, lo veo ya como que todos los flamencos de los 50 compartieron alguna vez cartel. Decimos de algo de relevancia, donde pusiera el nombre de Utrera en lo mas alto, con premios nacionales e internacionales, o algo por el estilo.

    Otro tema podría ser colaborar activamente con su pueblo, no se, en Hermandades o Asociaciones haciendo donativos, promoviendo digamos un espectáculo anual, colaborando desinteresadamente con asociaciones de su pueblo, siendo un activista de actos o de cualquier tema que el colabore……., no se, algo así.

    ¿Hay algo de todo esto? ¿Se le conoce su pertenencia a algún grupo, hermandad, asociación, conjunto, o grupo de utreranos que luchan por algo en beneficio de Utrera?

    Yo sinceramente los desconozco. De el conozco cuando tuve familiares que iban a su academia, pero poco mas para pensar que merece un homenaje, aparte de que es significativo que el mismo se lo pida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *