Un curioso jardín en mitad de la nada, junto al barro, los baches y el polvo de la explanada del Matadero

Un curioso jardín en mitad de la nada, junto al barro, los baches y el polvo de la explanada del Matadero

Los vecinos de la barriada del Matadero llevan décadas soportando todas las incomodidades que supone vivir frente a una explanada completamente descuidada, que se llena de charcos y barro en invierno, y donde el viento levanta nubes de tierra en cualquier época del año. Una zona que el Ayuntamiento ha recomendado en alguna ocasión como «un aparcamiento disuasorio para los conductores que van al centro», pero que se ha convertido en un auténtico martirio para todos los que allí viven, ya que ni siquiera se han eliminado los baches o se ha acondicionado la zona para que de verdad pueda ser utilizada como aparcamiento.

En más de una ocasión, los vecinos han mostrado su malestar, colocando incluso pancartas en la fachada de los bloques, denunciando que llevan más de treinta años aguantando «polvo, barro y ratas», e incluso los políticos han hecho todo tipo de promesas a la hora de arreglar el desaguisado. Pero por una cuestión o por otra, pasan los años, los políticos por el Ayuntamiento, y la situación sigue exactamente en el mismo punto. Un conflicto entre varios propietarios, herederos y la cercanía de la zona a una vía pecuaria es lo que siempre ha complicado que se pueda acabar con este problema.

Hartos de tener este desagradable descampado justo al pie de sus viviendas, los vecinos han tenido una brillante idea. Todos los que hayan paseado en las últimas semanas por la zona habrán contemplado con sorpresa cómo en un rinconcito del solar, lindando con la avenida de Los Puertos, ha surgido un pequeño jardín el que contrasta su exuberancia con el paisaje desolador que domina el paisaje.

Allí un vecino cuida con esmero algunas rosas, además de otras plantas que suponen el contrapunto al panorama. Un jardín que, además, está delimitado con las barreras de plástico que en su día el Ayuntamiento de Utrera colocó en la zona para evitar que los coches circularan por la explanada levantando todavía más polvo.

Se desconoce quién ha sido exactamente la persona que ha tomado la iniciativa de combatir con flores la desidia y el olvido de los políticos utreranos, que lo único que quieren es poder vivir en un lugar que no esté repleto de barro, fango, polvo y suciedad.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *