La hermandad del Rocío adelantará un día su regreso a Utrera para no coincidir con la procesión de María Auxiliadora

La hermandad del Rocío adelantará un día su regreso a Utrera para no coincidir con la procesión de María Auxiliadora

Los caprichos del calendario han querido que este año el día habitual de regreso de la hermandad del Rocío a Utrera sea el 24 de mayo. Esa jornada está protagonizada por la solemnidad de María Auxiliadora, que sale en procesión por la tarde para recorrer las calles de la ciudad.

Ante esta circunstancia, la corporación rociera ha decidido adelantar un día su llegada a la localidad, por lo que tendrá lugar el miércoles 23. Lo ha confirmado la hermana mayor de la entidad, Antonia Ordóñez, en declaraciones al programa «La linterna cofrade», que cada miércoles emite COPE Utrera (98.1 FM). En torno a las 21.00 horas está previsto que los romeros entren en la ciudad, como siempre, por la barriada La Fontanilla, para avanzar por el recorrido tradicional antes de alcanzar la parroquia de San José. «Cuando veamos cómo funciona este cambio de fecha, decidiremos si va a ser algo puntual este año, o si lo mantendremos así a partir de ahora», explicó la representante de la hermandad.

El adelanto de la fecha obligará a la corporación a modificar el lugar de su última pernocta, a la que suelen acudir bastantes utreranos. Así, en lugar de hacer noche en el parque periurbano de La Corchuela, los peregrinos dormirán en el polideportivo de Coria del Río.

La modificación de la fecha de llegada a Utrera es la principal novedad este año en el camino de la hermandad del Rocío. Será el martes, día 15, cuando los utreranos dejen atrás su sede canónica tras la misa de romeros prevista a las 8.00 horas. Unos 300 peregrinos formarán parte de una comitiva integrada por 24 carriolas y más de 30 animales, que acompañarán la carreta del simpecado.

Precisamente en torno a esta carreta se encuentran los estrenos de este año. Uno de ellos será dos tapacubos para las ruedas, realizados en plata, y donados por unos hermanos de la entidad mariana. Por otro lado, también serán nuevos los tornillos que sujetan el simpecado, con la figura de unos angelitos, igualmente en plata.

Éstas son unas fechas intensas para una hermandad que también trabaja en otro gran proyecto, como es la construcción de su casa-hermandad. En este sentido, desde la entidad rociera recuerdan que sigue en marcha la «Operación ladrillo», que tiene a la venta simbólica distintas cantidades de ladrillos, para que los interesados puedan colaborar aportando su donativo. En concreto, 500 ladrillos suponen una aportación de 30 euros.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *