Un brillante Sábado Santo para dejar un buen sabor de boca al final de la Semana Santa (AUDIO Y GALERÍA)

Un brillante Sábado Santo para dejar un buen sabor de boca al final de la Semana Santa (AUDIO Y GALERÍA)

El cierre a los desfiles penitenciales que cada año se programan en Utrera durante la Semana Santa llegó con la procesión del Santo Entierro. La hermandad de la Vera-Cruz puso su cortejo en la calle, esta vez sin necesidad de estar pendiente de la meteorología. El tiempo acompañó durante la estación de penitencia que pone el cierre a estas intensas jornadas cofrades en la ciudad.

Ataviados con hábito de riguroso luto, los nazarenos de esta corporación acompañaron al Cristo Yacente, que es portado cada Sábado Santo en su preciosa urna de carey y plata. Rodeado del silencio que debe envolver una escena como ésta, el paso recorrió las calles de Utrera exornado por lirios morados. Además, como es tradicional, en parte del itinerario, a modo de duelo, fue acompañado por el Consejo de Hermandades, varios ediles de la corporación municipal, y representantes de la Guardia Civil, de la Policía Local y del Ejército del Aire.

En cuanto a la Virgen de los Dolores, como es tradicional en la jornada del Sábado Santo, lució ataviada de completo luto, con las manos entrelazadas, y con su palio de guipur y azabache. Contrastando con el color negro, el exorno floral volvió a estar protagonizado por el rojo de los claveles que lució el palio. Precisamente varios claveles de este mismo color procesionaron sobre el techo del palio, a modo de gesto afectuoso con la hermandad de Jesús Nazareno, tras el duro momento vivido por la lluvia en la mañana del Viernes Santo. Y es que alrededor de los años 70, las flores que debía llevar la Virgen de los Dolores el Sábado Santo llegaron en mal estado, por lo que la Vera-Cruz se puso a buscar otras para poder exornar el paso. Al tener conocimiento de aquello, un grupo de miembros de la hermandad de Jesús Nazareno les llevó unas canastas con las flores que había portado el paso de misterio de esta cofradía en su salida procesional. Entre éstas y las que encontraron los responsables de la Vera-Cruz, pudieron exornar el palio del Sábado Santo, y aquellas que sobraron las situaron entre la candelería y el techo del palio. Ahora, tras más de cuatro décadas, han querido recordar aquella historia como muestra de cariño a la citada cofradía.

La presencia de la Virgen de los Dolores, con compases musicales acordes al día que se vivía, puso el broche de oro a una Semana Santa que culminó con los acordes de la marcha «Amargura», y que este año ha tenido luces y sombras como consecuencia de la inestabilidad meteorológica que ha marcado varias de las jornadas.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *