Un Viernes Santo para desterrar de la memoria cofrade de Utrera (GALERÍAS Y AUDIOS)

Un Viernes Santo para desterrar de la memoria cofrade de Utrera (GALERÍAS Y AUDIOS)

Comparte esta noticia:

Ni la lluvia quiso perderse un Viernes Santo para olvidar. Con la hermandad de Jesús Nazareno teniendo que regresar a su templo ante las intensas precipitaciones que se registraban, con la Vera-Cruz debiendo recortar su itinerario por la amenaza de más agua, y con Los Milagros decidiendo suspender su estación de penitencia, lo mejor sería haber despertado rápido de esta pesadilla.

La información que manejaba la corporación con sede en la capilla de San Bartolomé apuntaba a la posibilidad de que, durante su recorrido por Utrera, se registraran precipitaciones de carácter débil. Por eso decidía echarse a la calle, con la esperanza de que la ligera llovizna que empezó a caer cuando el paso de palio de la Virgen de las Angustias salía del templo terminara desapareciendo.

Sin embargo, la realidad iba a ser bien distinto. La lluvia se hizo cada vez más intensa, obligando a que los pasos emprendieran rápidamente su camino de regreso a la iglesia, pocos instantes después de iniciarse la procesión. Junto a ellos, los nazarenos, las bandas de música y decenas de personas que acompañaron a la hermandad de Jesús Nazareno en unos momentos especialmente complicados.

A pesar de haberlo intentado, la meteorología truncaba cualquier posibilidad de realizar la estación de penitencia en la mañana del Viernes Santo. El desánimo y las lágrimas dejaron espacio, ya de regreso en la capilla, al rezo hecho saeta en las voces de varias personas. Tras un par de horas abierta, la iglesia cerraba sus puertas para que el equipo de priostía realizara los trabajos necesarios en torno a las imágenes titulares y sus pasos. No obstante, a pesar de la lluvia, el hermano mayor de esta corporación anunciaba, ya por la tarde, en declaraciones a «El Transistor Cofrade», de COPE Utrera (98.1 FM), que no se había registrado ningún tipo de daño en el patrimonio de la hermandad.

En la segunda parte de la jornada, las primeras miradas se centraban en la iglesia de San Francisco, donde la Vera-Cruz decidía iniciar su estación de penitencia, aunque siempre pendientes de posibles previsiones meteorológicas posteriores que llevaran a modificar el recorrido y regresar al templo, en caso de ser necesario. Y precisamente eso ocurrió: tras pasar por el convento de las Hermanas de la Cruz, cuando la hermandad caminaba hacia la carrera oficial, se conocía que, después de pasar por ese punto de paso para todas las cofradías situado en la plaza del Altozano, el cortejo procedería a su recogida en la iglesia ante la amenaza de lluvia.

A pesar de que las precipitaciones no llegaron a hacerse presentes mientras la hermandad estuvo en la calle, el regreso a su sede canónica se produjo sin florituras, con los pasos entrando de frente, sin girarse a modo de despedida al público que se daba cita en aquel entonces. Con el cortejo a salvo, se vivían momentos emotivos en torno a la Virgen de los Dolores y al Señor Atado a la Columna, al escucharse un par de marchas procesionales en el interior, y las lágrimas se mezclaron con los vivas a los titulares de la cofradía, culminando con el canto de una salve ante el palio de la dolorosa.

Mientras se vivía el regreso precipitado de la Vera-Cruz, en la parroquia de Santa María de la Mesa se abría una de las puertas para que los cofrades pudieran entrar a contemplar al Cristo de los Milagros. La junta de gobierno de la hermandad había tomado la decisión de suspender su estación de penitencia en la noche de este Viernes Santo. La probabilidad de que la lluvia apareciera hizo a la corporación penitencial acordar esta medida, posiblemente habiendo pesado la situación vivida horas antes en la ciudad.

Con el interior de la iglesia dispuesto en penumbra, durante el tiempo en que permaneció el templo abierto pudo escucharse el órgano, así como diversos del grupo de voces masculinas que debía acompañar al crucificado en su recorrido penitencial.

De esta forma se vivía un Viernes Santo que nadie deseaba, donde las circunstancias meteorológicas empañaron las ilusiones de los miembros de las tres hermandades de la jornada que, de una u otra manera, vieron truncadas las esperanzas de dar público testimonio de su fe por las calles de la localidad.

Jesús Nazareno

Vera-Cruz

Milagros

 

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

9 comentarios en «Un Viernes Santo para desterrar de la memoria cofrade de Utrera (GALERÍAS Y AUDIOS)»

  1. UTRERANA dice:

    Por supuesto que soy parte interesada, es el Señor de mi ciudad, y me he referido a la Junta de Gobierno de ésta, por que era la responsable de su salida, y sabiendo que había bastantes probabilidades de lluvia ,no tenían que haber salido, ni tardar tanto en volver, pero parece que le molesta mucho quien soy yo, ya que me ha repetido varias veces que soy parte interesada. Le guste o no vengo de una familia con un arraigo cofrade muy antiguo, desde mi bisabuelo, y han tenido todas las funciones en una hermandad, justamente esta, desde Hermano Mayor, sacristán, capataz, costalero, músico, nazareno, Creo que estoy más que cualificada para saber de lo que hablo. Y deje de suponer quien soy, ya lo sabe, conque quédese de una vez ya tranquila con las suposiciones. Y una junta de gobierno también se equivoca, no es cátedra, y espero que esta no se lo crea, por que la han liado, pero bien, por no decir otra cosa peor., y dudo mucho que no tenga algo que ver con ella. Ser humilde es una virtud, que creo que usted y esta junta no comparten. Buenas noche.

  2. Antonio dice:

    Ni soy de utrera ni tengo nada q ver en este asunto,pero como cofrade que soy se perfectamente que seguro q nadie ha actuado de mala fe , en estos momentos lo que hay es que apoyar a las personas que toman las decisiones , xq están todo el año trabajando por su hermandad , si no hubiese personas como ellas no habría hermandad así que si el año que viene pasa lo mismo ,olé sus mendaz, un fuerte abrazo desde Arahal a toda su junta de gobierno y a su cuerpo de capataces y a todos los hnos que hayan formado parte de la estación de penitencia, a las personas hay q ayudarlas no machacarlas ,un fuerte abrazo

  3. Alfredo dice:

    Apoyo a la hermandad en estos momentos. No comparto su decisión pero tiene que ser muy difícil esa situación.

  4. María Fernández Muñoz dice:

    Es lamentable que todos los que amamos a nuestras imágenes tuviéramos que ver el bochornoso espectáculo que vimos ayer en la corta Estación de Penitencia de la Hermandad de Jesús(mi hermandad). Cuando un caso como este sucedes, todos nos podemos equivocar al tomar la decisión de salir, pero lo que no nos podemos equivocar en en la rapidez en tomar las decisiones de emergencia, y en este caso era falta de conociimientos del mundo cofrade. Cuando sse nos presenta un caso así hay que reaccionar de inmediato y llevar el paso a «paso de muda», que es corriendo, y no tenerlo allí como viendo llover. Lamento que ni la Junta de Gobierno ni el capataz del Señor, estuvieran a la altura del momento, pues hay no se necesita permiso de nadie, hay que actuar con autonomía, y llevarse el paso corriendo, eso es lo que haría un buen capataz y una Junta de Gobierno responsable.Espero que los daños no sean irreversibles, y que la Junta tome nota y ponga a capataces que sepan lo que es «un paso de muda», que sepan su oficio y no a simples «sacapasos».

  5. UTRERANA dice:

    Si tuvieran un poco de dignidad, todo la Junta de Gobierno de la Hermandad debería dimitir, ya que sabían de antemano que había muchas probabilidades de lluvia, aunque fueran débiles. Nuestro Padre Jesús es de todo un pueblo, con muchos años de historia y antigüedad, de un valor incalculable, tanto histórico como sentimental, y vuestro deber era velar por ÉL,, y evidentemente no lo han hecho con su actitud tan imprudente, y de personas que se entienden que son responsables. Por mucho menos la Junta de gobierno de la hermandad de Pasión de Sevilla dimitió al completo. Lo que han hecho con su aptitud es imperdonable. Que imagen más triste y penosa han dado, es un dolor muy grande el que habéis hecho a todos los utreranos, ninguno sois aptos para estar en el sitio que ocupáis en la hermandad. Espero que se os caiga la cara de vergüenza, si es que la tenéis, que dudo que alguno la tenga después de esto.

    1. Ana Gómez Curado dice:

      Es a usted a quien se le debería caer la cara de vergüenza por ponerse a faltar el respeto a la gente e insultar escondida detrás de un apodo y sin dar su nombre. Pero claro está, seguro que si dijese quien se esconde detrás de su apodo todos sabrían de qué parte viene el comentario y eso no le gustaría. Atacar desde el anonimato sí, pero dar la cara no. Eso la define bien.

      1. UTRERANA dice:

        Lo primero es saber leer, cosa que se ve que usted no sabe, ya que no le falto el respeto a nadie, solo alguien tan obtuso como usted lo entendería así, cosa que no es mi problema. Segundo, quien yo sea a usted le importa un pimiento, solo he dicho lo que pienso, y si te quedas más tranquila te diré que soy alguien que valora al Señor de Jesús más que tu, ignorante.y tercero que penas que seas tan cortita, leete de nuevo el comentario, ya que lo primero que he dicho es que sabían que iba a llover, y no estan sacando un pasito de cruz de mayo, y tengo 50 años, y creo que soy mayorcita para decir lo que pienso, sin importarle a nadie mi apellido, te ha quedado claro?.Ah, se ve que te ha picado, quizás es que tu o tu entorno ha sido responsable de este desastre que habéis hecho.Por cierto soy Rocio Alvarez, y muy orgullosa que estoy de mi apellido, en cambio no lo estaria de ninguno que ha permitido la imagen tan lamentable que habeis dado, incluida tu, por tu comentario.

        1. Ana Gómez Curado dice:

          Vuelve a faltar al respeto. Me llama obtusa, me llama ignorante, me llama cortita,… Deje de elucubrar sobre mí, porque no tengo nada que ver con la junta de gobierno ni con la hermandad, pero veo que no me equivocaba con mis suposiciones sobre usted y sobre la parte interesada que es usted. Hasta ahí me reflexión. No pienso volver a perder mi tiempo en responderle.
          Por cierto, decirle a alguien (a una junta de gobierno, a un capataz o a un hermano mayor), como usted he hecho, sí es faltar el respeto. Pero si a usted no le parece, dice mucho de su nivel.
          Adiós.

          1. María Fernández Muñoz dice:

            Señora o Sta. Ana Gomez(si es su verdadero nombre).
            Me parece ridículo lo que está manifestando públicamente, pues las personas que escribimos tenemos una larga historia cofrade, pero en usted lo dudo,Yo la he dado anteriormente, y ahora le digo mi nombre sin tapujos: MaríaFernández Muñoz, En mi familia, por parte de mi marido ha habido su abuelo Hermano Mayor, y después, Hermano Mayor Honorario; tío Hermano Mayor, capataces, costaleros, y si me apuran, músicos, o sea, que son 6 generaciones la que han pasado por la capilla de San Bartolomé, y le voy a decir más, en tiempos de guerra, el abuelo de mi marido Manuel Alvarez Guisado, junto con otros cofrades, sacaron al Señor de la capilla y lo guardaron en una casa, tapian dolo detrás de un tabique para evitar su destrucción, y, cuando la guerra acabó, lo volvieron a poner en su capilla.
            Le digo todo esto para que vea el amor tan profundo y el respeto que nuestra familia tiene a sus veneradas imágenes, lo cual me da el derecho de manifestar mi opinión, porque, le vuelvo a repetir, todos nos podemos equivocar, pero lo que NO PODEMOS HACER ES QUEDARSE DE BRAZOS CRUZADOS, COMO HAN HECHO, pues nadie, como se dice aquí, en mi tierra, tomó el toro por los cuernos…ni la Junta ni el capataz, que si hubiera sentido el morado en el corazón, no hubiera necesitado una orden para volver inmediatamente el paso y llevarlo no andando ligero sino a «paso de muda», o sea, en el argot cofrade; corriendo, además, ni se les ocurrió llevarse un plástico ante las inclemencias del tiempo,
            Por todo eso, me duele en el alma lo que sucedió, pues tengo 75 años y muchas cofradías en el cuerpo, lo que quizás no sepa usted.
            Espero, de la Junta de Gobierno una actitud rectificadora, y del Sr. capataz del paso del Señor, su dimisión, o que lo cesen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *