- Utrera Digital - https://www.utreradigital.com/web -

Comienza la construcción de la casa-hermandad de Rocío tras cinco años de espera

Han tenido que pasar cinco años de espera, pero por fin ha comenzado la construcción de la casa-hermandad del Rocío. Las máquinas han llegado esta semana a la parcela situada junto al paseo de Consolación, donde se levantará el edificio que servirá como punto de encuentro para todos los rocieros de Utrera.

Fue en el año 2004 cuando el Ayuntamiento cedió el uso de dicha parcela a la hermandad. No obstante, fue hace un lustro cuando la junta de gobierno presidida por la actual hermana mayor inició los trámites para que el proyecto pueda materializarse. Después del largo proceso que ha sido necesario superar, Antonia Ordóñez se ha mostrado «muy contenta y muy ilusionada». En declaraciones a Utrera Digital, ha recordado que «llevamos muchos años esperando a que nos dieran el permiso de obra, y ya por fin se han empezado a hacer los cimientos».

Problemas burocráticos y administrativos a la hora de materializar la cesión legal del terreno, ajenos a la hermandad, son los que han demorado todo este tiempo la posibilidad de materializar la obra. Con este asunto ya subsanado definitivamente, los rocieros pueden ver cómo ha empezado la actividad en la parcela que comparte dicha corporación con la hermandad de los Muchachos de Consolación, que también edificará allí unas instalaciones similares.

Una vez iniciados los trabajos, por el momento se desconoce la fecha en la que culminará el proyecto. «Nuestra hermandad no tiene fondos para terminar la obra, como no sea con ayuda de personas y empresas, por lo que no podemos poner un plazo de ejecución concreto», ha explicado Ordóñez. Por este motivo, ha pedido la colaboración de los utreranos para que se impliquen en esta iniciativa, ya que «la casa-hermandad va a estar abierta a todo el pueblo de Utrera». Entre otras actividades que se desarrollen para lograr fondos, se encuentra la campaña «Operación ladrillo», que tiene a la venta simbólica distintas cantidades de ladrillos, para que los interesados puedan colaborar aportando su donativo. En concreto, 500 ladrillos suponen una aportación de 30 euros.

En cuanto al proyecto, en la fachada principal del inmueble destacará una pequeña capilla, presidida por una espadaña, que albergará la carreta que porta el simpecado. En la parte que da al paseo tendrá una cristalera para poder contemplar este enser, mientras que en la trasera –en la avenida de Italia- habrá una puerta de grandes dimensiones por donde saldrá dicha carreta. La espadaña, además, tendrá un campanil y se completará con tres azulejos.

En torno a 580 metros cuadrados tiene la parcela que albergará la casa-hermandad. La parte más amplia del inmueble será una sala diáfana, de 28 metros de largo por 10 metros de ancho, y un techo de seis metros de altura. En el lateral derecho, que es la zona contigua al recinto que ocuparán los Muchachos de Consolación, habrá dos plantas: una para la sala de juntas y otra para guardar los enseres de esta entidad mariana. En la trasera, hacia la avenida de Italia, estarán las oficinas, la secretaría, los aseos y un patio –con entrada por dicha calle- que permitirá albergar los remolques de la corporación. A ello se unirá, en el flanco más cercano al santuario de Consolación, un jardín ocupando el espacio triangular que queda libre, fuera de la construcción. También se contempla la creación de una zona porticada en el exterior, de cara al paseo, para continuar la estructura de las viviendas que existen en el paseo Maestro Juan Guerrero. En total serán en torno a 400 metros cuadrados edificados, y el resto quedarán como zonas al aire libre.