Una marcha solidaria de los colegios para construir una escuela en India

Una marcha solidaria de los colegios para construir una escuela en India

En vísperas del día escolar de la no violencia y la paz, que se conmemora el 30 de enero, este lunes se va a celebrar en Utrera la segunda marcha solidaria a beneficio de la Fundación Vicente Ferrer. El objetivo es recaudar fondos económicos para la construcción de una escuela en Nagaradona, una pequeña población de India.

A las 12 de la mañana saldrá el cortejo desde la plaza del Altozano,  donde tendrá lugar un pequeño acto simbólico. A continuación, los chavales caminarán por las calles Virgen de Consolación, María Auxiliadora, Ramón y Cajal, Clemente de la Cuadra y plaza de Gibaxa, finalizando en el ayuntamiento.

En esta actividad van a participar los colegios Juan Antonio Velasco, Maruja de Quinta, Coca de la Piñera, Tierno Galván, La Fontanilla, Sagrada Familia, Sagrado Corazón, Salesianas, Rodrigo Caro y Álvarez Quintero. Los colegios Al-Ándalus y Nuestra Señora de las Veredas también colaboran con el proyecto, además de las empresas El Cohete Amarillo, Informática Actual e Impresión León.

Se trata de la segunda marcha de este tipo que protagonizan los estudiantes utreranos, después de que el pasado mes de junio se realizara una similar, que logró recaudar 3.000 euros para construir otra escuela en el citado país.

La edil de Educación, Violeta Fernández (PSOE), ha afirmado que «es uno de los proyectos más bonitos que se han hecho en Utrera y que los niños y niñas han disfrutado más, ya que han visto cómo gracias a un pequeño esfuerzo se ha construido una escuela en la India».

El acceso a la educación es la base fundamental para el progreso y el desarrollo de una comunidad, pero desgraciadamente una gran proporción de la población mundial no tiene la posibilidad de realizarlo. En Andhra Pradesh (India), la Fundación Vicente Ferrer trabaja con comunidades rurales socialmente discriminadas y excluidas por el sistema de castas hindú, cuyos niños disponen de unas condiciones de vida menos favorables para el estudio que los de otras castas superiores, lo que les provoca problemas de adaptación al sistema educativo y el subsiguiente fracaso escolar.

Para estos chavales, disponer de una escuela complementaria en su aldea supone poder recibir el apoyo necesario para poder seguir sus estudios en las escuelas gubernamentales, fomentando así su integración social. Significa poder acceder en igualdad de oportunidades a la educación y, en definitiva, la oportunidad de un futuro mejor.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *