Homenaje póstumo al profesor Miguel Ángel Iribarren Torres

Homenaje póstumo al profesor Miguel Ángel Iribarren Torres

José Manuel Brazo Mena

Familiares, compañeros y amigos de Miguel Ángel Iribarren Torres (1953-2016) se han dado cita en el salón de actos de la Casa de la Cultura de Utrera para rendir tributo  a este «llorado y recordado» profesor de Lengua y Literatura de instituto Ruiz Gijón, y evocar su memoria con un libro, «La voz del reflejo», elaborado con textos e ilustraciones de su viuda y sus colegas docentes. «Un recuerdo emocionado por un hombre singular que, al margen de normas y costumbres, irradiaba humanidad (José Antonio Zambrana)».

Así, con un retrato de Miguel Ángel proyectado en pantalla, obra del filósofo y pintor Florencio Luque, el homenaje a Iribarren se desarrolló marcado por emotivas  intervenciones, tanto de su viuda, María Dolores Gil, como de sus compañeros, José Antonio Zambrana, Juan Lamillar, Florencio Luque, Rafael Pérez de Arenaza y Juan Romero. Además, el acto contó con la interpretación musical de Enrique Rodríguez (viola de gamba) y José Manuel González Lora (guitarra), ambos profesores del centro.

Sobre la trayectoria de Miguel Ángel, el profesor Manuel Peñalver dejó escrito en «La voz del reflejo» que «su docencia ha sido un referente luminoso que se proyectaba en las aulas como la misma poesía de Neruda se refleja en la vida». «Miguel Ángel era literatura en la realidad de la etimología. En los segundos de las horas. En los minutos de la existencia. En el tiempo que marcan los relojes del recuerdo,… En las sílabas y en la métrica de la eternidad, que se hacen universales en la sintaxis del alba».

Manuel Vivas se refirió en el libro a «la autenticidad de Iribarren» como la que destacaba entre sus cualidades, además de señalar que «era un mar de generosidad, solidaridad y lo más fácil para él, cordialidad». Su vida «fue auténtica e inquisitiva; una disquisición laberíntica, pues aprendía de sí, con los otros, fuera de sí para siempre volver a su profunda introspección. Ciertamente era un personaje barojiano, amigo y solitario».

Por su parte, Florencio Luque recordó a Miguel Ángel «desde el inapelable espacio que hemos compartido con un poema que depositó en el querido ámbito de tu presencia»: «Te golpeó/el exacto centro de la sombra/el afilado metal del silencio/sima/estigma/vacío/espacio que el tiempo fragua/bajo la sangre y sus sueños/en la negación de la luz/sima/estigma/vacío/y un eco emergiendo/del desolado huerto de tu paz/inmóvil en nuestra memoria».

Con posterioridad, los asistentes al homenaje se trasladaron al patio de la Casa de la Cultura, donde el Coro Siarum (del que forma parte la hija del Miguel Ángel Iribarren, Mari Carmen, y algunos compañeros), cerró el encuentro interpretando una hermosa versión de «Te quiero» (Poemas de otros) del autor uruguayo Mario Benedetti con música del argentino Alberto Favero, bajo la dirección de la utrerana Natalia Cabrera. «Si te quiero es porque sos/mi amor mi cómplice y todo/y en la calle codo a codo/ somos mucho más que dos…».

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

2 comentarios en «Homenaje póstumo al profesor Miguel Ángel Iribarren Torres»

  1. Joan Tebé Castellà dice:

    Soy Joan Tebé Castellà, compañero y muy amigo durante nuestro primer destino profesional en el Instituto Nacional de Enseñanza Media de Valls (Tarragona). El, profesor de Lengua y Literatura Española y yo, de Llengua i Literatura Catalana,
    Hoy, de visita a Sevilla, intentado ponerme en contacto con él, me he enterado a través de Internet, del triste suceso
    Me gustaría que alguien me pudiera ponerme en contacto con su familia.

  2. Francisco Javier dice:

    Muy buen profesor, uno de los que guardo mejor recuerdo del Ruiz Gijón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.