- Utrera Digital - https://www.utreradigital.com/web -

Villalobos insiste en su proyecto faraónico para el paseo de Consolación, que costará 2,3 millones de euros y eliminará más de 120 aparcamientos

A pesar del clamor popular, el alcalde de Utrera, José María Villalobos (PSOE), insiste en acometer un proyecto faraónico en el paseo de Consolación. Pretende gastar 2,3 millones de euros en reformar esta emblemática zona, llegando incluso a eliminar más de 120 aparcamientos.

Infografía de una de las zonas de descanso

Este lunes han comenzado los trabajos de reurbanización del paseo, que reducirá el espacio destinado a los vehículos, perdiendo la totalidad de los estacionamientos que actualmente existen a lo largo de la avenida. Además, el proyecto no se limitará a arreglar la actual solería en mal estado, como demanda la inmensa mayoría de los utreranos, sino que pretende modificar el conjunto de esta zona de Utrera, transformando otros acerados y zonas verdes, incluso las que actualmente se encuentran en buen estado.

A pesar del ritmo que vienen teniendo las obras ejecutadas por el gobierno que preside Villalobos, con importantes retrasos en todos los proyectos que está ejecutando, ha llegado incluso a asegurar que la reurbanización del paseo de Consolación estará culminada «a finales del próximo mes de julio».

En cuanto al proyecto, contempla la renovación de la red de saneamiento, mientras que el conjunto del paseo quedará al mismo nivel, tanto el espacio peatonal como el del tráfico. La actual solería desaparecerá, para instalar un nuevo pavimento de losa granítica. Este trabajo se prolongará a lo largo de todo el paseo, incluido el último tramo que antecede al santuario de Consolación.

Infografía de la zona de tráfico

Por otro lado, en el espacio que actualmente ocupan los aparcamientos se situarán los bancos y aparcamientos para las bicicletas. Se delimitará esta zona con la colocación de adoquines retirados en otras obras de Utrera.

El actual asfalto por el que circulan los vehículos también va a desaparecer. En su sitio se instalará otro tipo de asfaltado, que simulará adoquines, en diferentes tonalidades, para el tránsito en doble sentido, como sucede ahora.

Finalmente, el acerado que existe junto al parque de Consolación también desaparecerá. Ahí se colocará otro nuevo pavimento que, desde el inicio hasta la calle Toná, acogerá un carril bici; mientras en la segunda parte será para los peatones.

El proyecto que ya ha comenzado a ejecutarse afectará igualmente al paseo Maestro Juan Guerrero. En las intersecciones con las calles perpendiculares, que conectan con la avenida de Italia, se crearán espacios peatonales en forma semicircular, a modo de terraza, para la instalación de veladores de los bares de la zona.

En relación al arbolado del paseo de Consolación, ya ha comenzado la eliminación de los olmos que dan sombra ahora a esta zona. Esta operación se prolongará durante varios años y, en su sitio se plantarán fresnos y almeces. Por otro lado, las palmeras que actualmente existen en el margen izquierdo del espacio peatonal se quitarán de ahí para quedar situadas en el nuevo acerado junto al parque, intercalándose con árboles del amor.

Infografía de la zona peatonal del paseo

Una de las principales mermas del futuro paseo es la eliminación de todos los estacionamientos que ahora hay. Frente a esta situación, el alcalde pretende que los ciudadanos aparquen en el recinto ferial, en una explanada situada en la calle Luxemburgo y en uno de los aparcamientos del supermercado Supersol. Y es que, según Villalobos, «en el paseo aparcan las personas que acuden a los bares y a lugares como los institutos, el parque y la zona deportiva. Por la noche no hay coches aparcados por parte de los vecinos que viven aquí».

La ejecución de este proyecto obliga a reordenar el tráfico rodado en la zona. Así, de 8.00 a 15.00 horas, se impide el tránsito de vehículos por el paseo desde el inicio hasta la calle Toná, mientras en horario de tarde solamente se podrá hacer en sentido hacia El Punto. Esta primera fase «culminará en febrero», y luego ocurrirá lo mismo en el tramo que llega hasta el santuario.

Infografía de una de las terrazas en el paseo Maestro Juan Guerrero

Además, estas restricciones se dejarán notar, por ejemplo, el 5 de enero, cuando la cabalgata de los Reyes Magos no pueda pasar por este enclave, por lo que tendrá que modificar su recorrido. Por su parte, según Villalobos, las procesiones del Lunes Santo y del 1 de mayo podrán recorrer esta zona sin ningún inconveniente.

A pesar del concurso de ideas que se celebró el pasado año, no se va a ejecutar ninguno de los seis proyectos planteados. En este sentido, ha sido el propio Ayuntamiento el que ha diseñado la obra, utilizando para ello algunas de esas ideas.

En cuanto a la financiación, se basará en tres programas: el Plan de Fomento del Empleo Agrario (antiguo PER), el Plan Supera y un plan de empleo municipal. El Ayuntamiento aportará en torno al 40% del coste total, y permitirá dar trabajo temporal a «unas 500 personas» durante el tiempo en que se prolongue la obra.