«El Latino es un oasis en pleno centro de Utrera»

«El Latino es un oasis en pleno centro de Utrera»

Uno de los ejercicios más agradables que se pueden practicar en Utrera es disfrutar un rato de conversación en buena compañía en El Latino, un local emblemático en el mundo del ocio en la localidad y que se ubica en la calle Alcalde Vicente Giráldez. Tiene un aroma especial, el que le confiere el hecho de ubicarse en un antiguo molino de aceite del siglo XVII y donde varias generaciones de utreranos han disfrutado de momentos inolvidables, ya sea en su mágica terraza o en su coqueto interior.

Fernando Moreno Rivas es el responsable de que este lugar siga tan vivo como el primer día, y es que El Latino empezó su andadura en 1993, unos años en los que ya Fernando asegura que acudía con «algunos amigos a tomarnos un refresco entre cuatro, algunas veces la liábamos un poco y nos terminaban echando». Entre 2005 y 2010 trabajó en el local hasta que hace ahora siete años se hizo cargo de él.

Una de las señas de identidad de El Latino ha sido siempre la organización de muchas actividades de ocio, centradas en el mundo de la música, la magia o los monólogos, no en vano fue el primer lugar de Utrera donde actuó el ahora famoso humorista Manu Sánchez. En los meses de otoño e invierno se siguen organizando propuestas musicales, mientras que en el verano es el momento de las barbacoas y las degustaciones gastronómicas en la terraza.

Precisamente es la terraza uno de los patrimonios más excepcionales del local, que tiene un aroma especial gracias al mimo con el que Fernando cuida sus plantas y la decoración. «Me gusta decir que esto es como una especie de oasis en pleno centro de Utrera, puedes estar tomando una copa tranquilamente con amigos en pleno centro sin apenas escuchar el ruido de los coches. Las plantas me dan mucha calma, nunca me parecen suficientes», explica Fernando.

No descubrimos nada nuevo al decir que la hostelería es un trabajo muy duro y sacrificado, máxime cuando nos referimos a un local que funciona sobre todo en horario nocturno. «Lo más complicado es cuadrar el horario, lo que hago en verano es que duermo en dos veces, desde que cierro hasta las diez u once de la mañana y después de comer hago una siesta larga», cuenta el joven utrerano, quien asegura que es «importante buscar un poco de tiempo para mí para no perder la cordura».

Otro de los rasgos de personalidad propios de El Latino es la variedad de público que acude a sus instalaciones ya que, como asegura Fernando, «tenemos un público muy ecléctico, que cambia en verano y en invierno, y que además con el paso de los años se ha convertido en una especie de familia».

El que acuda a El Latino con el objetivo de escuchar los éxitos musicales comerciales del momento ha pinchado en hueso, porque desde sus inicios la música ha sido fundamental para el que es el local de copas más antiguo de Utrera. La música es muy importante en este local, donde se pueden escuchar éxitos del rock, pop y jazz desde los años 50 hasta la actualidad.

Un lugar único en Utrera, con una historia muy dilatada en el que incluso cuenta Fernando que en su día se ubicó «una carpintería en la que se elaboraban ataúdes» y que en la actualidad sigue manteniendo gracias a este utrerano el aroma con el que fue fundado: el de crear un microcosmos para la diversión, el ocio y el contacto humano para disfrutar de ratos inolvidables.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *