El utrerano Francisco Hervás, presente en el reencuentro de la selección española de voleibol de Barcelona’92

El utrerano Francisco Hervás, presente en el reencuentro de la selección española de voleibol de Barcelona’92

El utrerano Francisco Hervás, jugador y entrenador de voleibol, ha sido uno de los participantes en un emotivo encuentro que ha reunido a los miembros de la selección española de este deporte, que compitió en los Juegos Olímpicos de Barcelona, celebrados en 1992. Un cuarto de siglo después, 11 de los 12 jugadores de aquel equipo se han dado cita en Madrid.

Según recoge Efe, el tinerfeño Héctor López y el mallorquín Ernesto Rodríguez, receptores titulares en aquellos Juegos, fueron los promotores de una cita que, según admitieron, les produjo nerviosismo y les evocó «recuerdos maravillosos».

francisco hervas - reencuentro jjoo92 - 2Algunos de los convocados para rememorar las hazañas olímpicas llegaron a la capital de España desde lugares remotos, como Hervás, que viajó desde Perú. Y es que en aquel país sudamericano, donde ejerce desde hace tres temporadas como entrenador del Regatas de Lima, con el que se proclamó hace dos meses campeón de Liga.

Otros de los asistentes llegaron desde las islas: Héctor desde su Tenerife natal y Ernesto desde Mallorca. Venancio Costa, desde Alicante; Ángel Alonso, desde Soria; Juan Carlos Robles, desde Gijón; y Jesús Sánchez Jover, desde Almería. Para los madrileños Rafa Pascual, José Miguel Maroto, Benjamín Vicedo y Jesús Garrido, el desplazamiento fue de solo unos kilómetros.

Paco Sánchez Jover, la gran figura del voley español en la década de los 80 y 90, fue, por motivos personales, el gran ausente. Los exjugadores internacionales también echaron de menos a su gran «mentor», el cubano Gilberto Herrera, seleccionador en esos Juegos, que estuvo representado por Pepe Díaz, segundo técnico en Barcelona’92.

A la convocatoria acudieron también Fernando Alonso, que en aquellos años se ocupaba de la gerencia en la federación española; Eduardo Fernández «Dudu», delegado de aquella selección por el que los exjugadores sienten una gran estima; y Carlos Carreño, el jugador que se quedó fuera de la convocatoria olímpica un mes antes de iniciarse la competición. «Y eso que tenía todo. El uniforme para el desfile, la ropa de juego… Todo. Y todo lo conservo», comentó Carreño, actual técnico del Chenois volley, de la Liga suiza.

Una comida, la sobremesa y miles de anécdotas les sirvieron para rememorar no solo el diploma olímpico que consiguieron, sino los cuatro años de convivencia que les sirvieron como preparación para afrontar por primera vez unos Juegos Olímpicos.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *