El sueño del utrerano Salvador García, un museo de escultura al aire libre junto al castillo

El sueño del utrerano Salvador García, un museo de escultura al aire libre junto al castillo

En las últimas décadas, el castillo de Utrera ha ostentado el penoso honor de ser uno de los monumentos más desaprovechados y olvidados de toda la provincia sevillana. A pesar de ser uno de los edificios con más historia de toda la localidad, ha sufrido un inexplicable abandono e incluso ha llegado a pasar completamente desapercibido, a causa de las edificaciones colindantes que poco a poco han ido invadiendo el terreno propio del monumento.

Muy poco a poco, las diferentes corporaciones municipales han dado los pasos necesarios para que el castillo ocupe el lugar que se merece por antigüedad, valor artístico e historia, aunque todavía queda mucho camino por andar. Salvador García, uno de los escultores más importantes nacidos en Utrera y que ha legado a la localidad monumentos dedicados a figuras como Enrique Montoya, Rodrigo Caro o Blas Infante, siempre tuvo un sueño para el castillo, que ahora parece que está más cerca que nunca de hacerse realidad, un sueño que tenía como objetivo hacer de este edificio un centro cultural en la localidad y que abandonara el ostracismo al que ha estado relegado históricamente. Y es que este utrerano siempre ha creído que el entorno del castillo de Utrera era un lugar perfecto para la ubicación de un museo de escultura al aire libre, un proyecto que ya ha sido aprobado por el Ayuntamiento y que solo habrá que esperar algo de tiempo para que sea una realidad.

En la década de los 90, siendo alcalde José Dorado y concejal de Cultura el añorado Tate Montoya, el tema ya se puso sobre la mesa, proyectando el museo en el patio de armas del castillo, pero finalmente la propuesta no llegó a buen puerto. Han tenido que pasar casi 30 años y, coincidiendo con la remodelación de la ronda que se extiende a las faldas del cerro en el que se encuentra este monumento, han llegado los vientos favorables para que el sueño de este artista utrerano se haga realidad.

«Siempre he tenido mucha ilusión con este proyecto, porque pienso que una imagen vale más que mil palabras. El ciudadano se acerca al arte viéndolo continuamente y haciéndolo en parte suyo como fisonomía ciudadana», explica Salvador García. El museo de escultura al aire libre se ubicará en una nueva calle que se va a crear debajo del castillo, el denominado «paseo del Mostachón» y contará con un recinto enrejado que abrirá y cerrará según los horarios que disponga el Ayuntamiento.

clinicas dental siete - marzo17

García se ha volcado con este proyecto, siendo capaz de transmitir su ilusión a numerosos compañeros de profesión, por lo que ya está confirmada la participación de diez escultores, en una lista compuesta por el propio escultor utrerano, Miguel Fuentes del Olmo, Sebastián Santos Calero, Antonio Gavira Alba, Ramiro Megías López, Pepe Antonio Márquez, Elena Laverón Álvarez, Miguel Moreno Romera, Antonio Cano Correa y Carmen Jiménez Serrano, artistas con un curriculum de obras verdaderamente destacado. La idea es que posteriormente se amplíe la nómina de participantes ya que, según Salvador García, «hay espacio para incluso 20 ó 25 obras».

En este caso, se ha dado plena libertad a los artistas a la hora de crear las diferentes obras, aunque todas serán de bronce y estarán expuestas en una base de acero corten. Gracias a la labor que ha desempeñado Salvador García, todas las obras serán donadas de manera gratuita por los artistas, mientras que será el Ayuntamiento de Utrera el que se encargue de asumir los costes derivados de su fundición.

«Al ser todos escultores de la misma generación, y que la mayoría nos hemos dedicado a la escultura profana y urbana, el conjunto va a tener cierta homogeneidad. Cuando todo esté terminado, la armonía de todo el conjunto estará en el contraste entre las esculturas modernas y una obra arquitectónica como es el castillo de Utrera», ha comentado el escultor utrerano.

Algunas de las esculturas que van a dar vida a este conjunto están ya hechas, otras están por hacer y hay propuestas artísticas de diversas características, aunque todas se mueven en una horquilla de dimensiones parecidas, entre 1,30 y 1,80 metros. Hay esculturas verticales, sedentes y recostadas. Aunque no hay fecha concreta para la puesta en funcionamiento de este espacio cultural utrerano, el escultor estima que dentro de un año ya puede haber mucho camino recorrido.

«Si estuviéramos en un país centroeuropeo, la parte del castillo ya estaría expedita, pero estamos en un país sureño con otras circunstancias, quizás nuestros nietos verán todo el entorno del castillo despejado, con unas vistas maravillosas desde La Corredera o desde la avenida de Los Palacios que darán mucha entidad a una ciudad que tiene historia como es Utrera», afirma Salvador García, un escultor que va a ver por fin su sueño hecho realidad, legando además a la localidad un interesante atractivo turístico y cultural.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *