Rafael Salas, un utrerano con 260 belenes en su casa procedentes de todas las partes del mundo

Rafael Salas, un utrerano con 260 belenes en su casa procedentes de todas las partes del mundo

La casa del utrerano Rafael Salas es un auténtico museo del nacimiento, que es como a él le gusta llamar al belén. En cada esquina es posible encontrar una vitrina repleta de figuras de todo tipo y procedencia, y es que Rafael posee más de 260 nacimientos, ya que esta afición le ocupa la mayor parte de su tiempo. Una pequeña representación preside su salón, aunque él, a sus 81 años de edad afirma que «ya me van fallando las piernas, por lo que es mi nieto el que se encarga de montar los nacimientos, aunque soy yo el que le da las instrucciones».

Rafael nació en Utrera, donde pasaba la mayor parte de su tiempo en el garaje de su abuelo, lugar en el que se hacían todo tipo de trabajos relacionados con la mecánica, pintura, soldaduras o tapizados. Allí aprendió muchas técnicas que después le sirvieron a la hora de elaborar auténticas maravillas en el mundo de los nacimientos. En el garaje fue también donde entró en contacto con el mundo de los belenes, ya que sus tíos montaban un nacimiento que terminó heredando. Un nacimiento que llegó a tener incluso la iluminación que inicialmente completaba la maqueta de la Plaza de España realizada por el propio Aníbal González, una de las primeras iluminaciones de estas características que llegaron a España que sorprendentemente acabó guardada en este garaje y Rafael la encontró jugando entre las cajas.

Rafael, utrerano de nacimiento pero sevillano de adopción, vive la magia del belén durante todo el año y posee figuras procedentes de multitud de países, todos aquellos que lo quieren saben que cuando hacen un viaje al extranjero, el mejor regalo que le pueden traer a Rafael es un nacimiento. Muchas de las piezas y figuras que se guardan en sus vitrinas poseen un gran valor, ya sea por su antigüedad o por su originalidad. Entre las piezas que con más orgullo exhibe se encuentra un belén ruso matrioska, traído desde Moscú que los propios especialistas consideran una auténtica rareza.

dental siete banner dicimebre-16

Dos de sus hijos que tienen profesiones en las que viajan mucho contribuyen cada año para que Rafael aumente su colección regalándole piezas de nacimientos de numerosos países. El utrerano tiene nacimientos rusos, polacos, húngaros, italianos, ingleses, canadienses, etc. Otra de sus grandes aficiones es la de coleccionar sellos de navidad, desde que en España apareció en 1955 el primer sello de navidad, tiene todos los sellos de navidad que se han emitido en Europa. «Cuando tenía 30 años me marché a trabajar a Holanda a trabajar durante 4 años, después volví a España a trabajar en un banco en Sevilla, y desde que me he jubilado me dedico a los nacimientos y a los ‘mandaos’», explica el propio belenero.

Este utrerano es miembros de 8 asociaciones de belenistas de España, que se ubican en poblaciones repartidas por toda la geografía española y ha ofrecido en diversos foros numerosas conferencias donde el mundo de los belenes es el protagonista. A lo largo de su trayectoria en el mundo de los belenes ha recibido multitud de premios por su buen hacer, aunque el que muestra con más orgullo es un diploma otorgado por el Hospital Virgen del Rocío, donde durante muchos años ha acudido para montar un belén con los niños de la unidad de oncología. «No me gusta que me llamen belenista, yo soy belenero, porque el nacimiento pudo ser en otro sitio que no fuera Belén. Y otra cosa que tengo que decir es que en el nacimiento no va una mula sino una burra», comenta este auténtico enamorado de la Navidad que vive estos días de una manera muy intensa y especial.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *