Investidura entre dudas

Al rayar el alba en esta tierra de lontananza y geometría, de arte y sabiduría, recuerdo uno de los cuadros más hermosos en su color y en su concepto y que es un poema al amanecer en la eternidad del tiempo, que pasa y transcurre para regresar al presente como filosofía platónica. Me refiero al «Noli me tangere» (en el Museo del Prado desde 1839) de Antonio de Correggio. Viendo esta pintura, los misterios de la vida son más (o menos), dependiendo de la atenta mirada del observador, que siempre se sitúa en lo alto de la colina. Una taza de café a la hora en la que el mundo comienza a darle forma a un nuevo día es quizá como una rima que le da sentido a la reflexión, con el periódico abierto por las páginas de opinión y el ordenador en expectativa para escribir el artículo de la semana. De esta manera, llegan a mí por esas esquinas del papel por las que sigo caminando sin saber por qué, aunque sí, cuándo y cómo, estos versos de Bob Dylan: «Cuántos caminos debe recorrer un hombre, / antes de que le llames hombre /. Cuántos mares debe surcar una blanca paloma, / antes de dormir en la arena /. Cuántas veces deben volar las balas de cañón, / antes de ser prohibidas para siempre /».

Muchas son las novedades y noticias que se suceden en el teorema a que da lugar el reloj de las veinticuatro horas en la exactitud de su medición. ¿Habrá, finalmente, investidura? ¿De qué modo afrontará la gestora del PSOE esta cuestión tras las declaraciones de Francisco Correa, el cabecilla de la trama? ¿Con el voto favorable de un número de diputados que dé la sensación de que es una abstención técnica para permitir la formación de un gobierno en minoría y hacer política, escaño por escaño, con el fin de devolver a estas siglas su prestigio y su razón de ser? Mario Jiménez, portavoz de la gestora y hombre muy próximo a Susana Díaz ha enviado un mensaje a Miquel Iceta y Nuria Parlon, que aspiran a presidir el PSC, y que defienden, convencidamente, el no a Rajoy: «Entiendo que no va a ocurrir. La aceptación de los procedimientos democráticos significa someter una decisión a la mayoría y una vez que le mayoría decide, todos asumimos lo que decide la mayoría. Quien no acepte esto, no estaría aceptando la propia esencia de la democracia». La verdad sea dicha, estos  no son los mejores tiempos para los socialistas, mas tampoco para la  derecha por los complicados procesos judiciales de los casos «Gürtel» y las tarjetas «black», que son como versos rotos que nunca encontrarán su sinalefa o su sinéresis, según el caso, en el monólogo interior de la inmensa mayoría de los ciudadanos. Ni siquiera, cuando el mar toma ese color vino en su inasible perspectiva. «Vuelve la noche cóncava que descifró Anaxágoras / vuelve a mi carne humana la eternidad constante / y el recuerdo ¿el proyecto? de un poema incesante: / “Lo supieron los arduos alumnos de Pitágoras…”», versificó Jorge Luis Borges en los instantes que retumban en su concéntrica teoría, que cierra el círculo para hacer un alto en el camino.

Al partido socialista, haga lo que haga, lo van a cuestionar, a criticar y a zaherir, pero para ello mismo están la historia y la caligrafía de unos símbolos, que son insustituibles, le pese a quien le pese. Son millones de personas las que esperan que esta formación centenaria recupere el pulso y ofrezca a la sociedad su mejor discurso. El rey celebrará el 24 y el 25 de octubre las consultas para la posible investidura de Mariano Rajoy, tras 10 meses de interinidad. Javier Fernández, el presidente del Principado Asturias, analiza la cuestión con el objetivo de lograr un acuerdo. El debate girará en torno al sí o al no a unas nuevas elecciones. Algunos dirigentes socialistas consideran que la abstención es un mal menor y ello no supone el apoyo a Rajoy, sino un fundamento para empezar a hacer política. La posición de la gestora es anteponer los intereses de la nación a los del partido. La idea principal es hacer una oposición leal y rigurosa, de acuerdo con el pensamiento socialista, de modo que favorezca la recuperación económica, la atención a la pobreza y a la marginación,  la regeneración democrática, el pacto por la educación, la investigación y la universidad, la cultura y, por supuesto, la lucha contra la corrupción. Esperemos. El final de octubre no queda lejos. Tarde o temprano, nos va entregando la vida la respuesta.

 

Manuel Peñalver

Manuel Peñalver

Sobre Manuel Peñalver

Fue catedrático de Lengua y Literatura del Instituto Ruiz Gijón (1980-1990). Autor de numerosos estudios, artículos y libros sobre la lengua española. Articulista en periódicos como Diario16, El Correo de Andalucía, La Razón, ABC, Ideal, El Mundo, Diario de Almería. Actualmente, es catedrático de Lengua Española de la Universidad de Almería.

Un comentario en “Investidura entre dudas

  1. Pacomartin dice:

    Siempre acertado, entre poesía y toque de atencióN. Ahoua me quedo con la palabra:reconocimiento y responsabilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *