El Mediterráneo: el cementerio de la UE

Comparte esta noticia:

Ha pasado ya más de un año desde que la foto del niño, Aylan Kurdi, al que se veía ahogado en la orilla dio la vuelta al mundo y nos conmovió a todos. Hoy ya ni nos acordamos. Para acallar su conciencia, la UE, es decir nosotros, hemos intentado a precio de oro –miles de millones de euros- poner un muro policial y mantener oculto el problema de los  refugiados bajo el manto de un régimen de dudosa calidad democrática, como es el turco. Unos países destruyen con sus bombarderos las ciudades sirias para que lo gente se vea obligada a huir y otros, o los mismos países, hacen el gran negocio con los refugiados. Sé que no es tan simple la cosa como la pinto, pero el resultado es ese. ¿En que condiciones están viviendo los refugiados, y sobre todo los niños refugiados, en los campamentos de Turquía, que están subvencionados con dinero de la UE? Eso ya ni nos preocupa. ¡Ojos que no ven, corazón que no siente!  No, con nuestro dinero no podemos comprar todo, ni podemos acallar nuestra conciencia.

El problema no tiene  fácil solución- Tampoco todos los refugiados caben en Europa. Pero la mala gestión, la gran Des-Unión Europea y la falta de solidaridad están permitiendo una de las mayores catástrofes humanas posteriores a la segunda guerra mundial y están enquistando este problema en el corazón de los europeos. ¿Para qué sirve la ONU? ¿Qué hace el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, donde tienen plaza y veto dos países de la UE, Francia e Inglaterra, y en el que quiere tener una plaza también Alemania? ¿Por qué unas normas absurdas de la UE no han permitido que los campos de refugiados se instalaran en Grecia, donde al menos tendríamos ciertas garantías de que los refugiados serían tratados como personas?

Dije hace ya más de un año que el Mediterráneo pasaría de ser Mare nostrum (nuestro mar) a Cementerio de Europa, y no tanto por los miles de cadáveres que oculta en sus aguas, sino porque con esta política tan absurda de los países europeos terminaríamos enterrando la idea de integración europea, que tantos aspectos positivos encierra en sí.  Desde entonces ha crecido exponencialmente la xenofobia en Europa y la desintegración amenaza en varios países que nunca deberían haber entrado en la UE. Nuestras playas del Mediterráneo podrán estar llenas de veraneantes, pero bajo sus aguas se esconde la mayor tumba del mundo y, en pocos años, si no avanza la integración europea, Nuestro Mar será inexorablemente el cementerio de la Unión Europa.

Félix de la Fuente

Félix de la Fuente Pascual

Sobre Félix de la Fuente Pascual

Licenciado en Teología y Derecho, es autor de las obras «Glosario Jurídico-Político de la Unión Europea», 2002 (Tecnos); y «Dictionnaire juridique de l’Union Européenne» (Bruyland, Bruselas, 1998). Ha sido funcionario por oposición del Parlamento Europeo, donde ha vivido muy de cerca la grandeza y la miseria de la política, y actualmente trabaja como traductor jurado de alemán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *