Juan Ignacio Sierra, un cuarto de siglo al servicio de la Iglesia (AUDIO)

Juan Ignacio Sierra, un cuarto de siglo al servicio de la Iglesia (AUDIO)

Fue el 1 de octubre de 1991 cuando el hoy cardenal emérito de Sevilla, Carlos Amigo, le impuso las manos como signo de su ordenación. Un cuarto de siglo después, el utrerano Juan Ignacio Sierra ha querido celebrar sus bodas de plata como diácono, un ministerio que ha venido ejerciendo en la parroquia de Santiago el Mayor.

juan ignacio sierra - 25 aniv diacono 2Una eucaristía ha servido para conmemorar ese aniversario, teniendo como marco precisamente este templo utrerano. Media decena de sacerdotes y diáconos concelebraron esta misa en la que Sierra estuvo arropado por numerosos familiares, amigos y miembros de distintos grupos religiosos.

En su intervención, a modo de acción de gracias, recordó a las personas que han formado parte de su vida a lo largo de este último cuarto de siglo. Desde los enfermos a sus superiores, formadores y compañeros, pasando por los distintos colectivos y grupos con los que ha tenido la oportunidad de compartir su tiempo. También dedicó palabras cariñosas para su mujer y el resto de su familia, al tiempo que destacó la presencia de la Virgen María «en mi vida y en mi vocación», desde sus comienzos en el santuario de Consolación.

Por otro lado recordó su presencia en la parroquia de Santiago desde hace más de medio siglo, concretamente desde septiembre de 1963. Desde entonces, prácticamente su vida ha ido en paralelo a la historia de este importante templo.

juan ignacio sierra - 25 aniv diacono 3Por su parte, el párroco de esta iglesia, Juan Luis Rubio, puso en valor los 25 años «de servicio y de labor callada» por parte del diácono. De igual modo, destacó la «disponibilidad y generosidad» de Juan Ignacio Sierra durante todo este tiempo.

En el transcurso del acto religioso, los hermanos mayores de las tres hermandades pertenecientes a la parroquia (Silencio, Trinidad y Gitanos) obsequiaron al diácono con una estola, al tiempo que el coro juvenil estrenó una salve dedicada a la Virgen del Socorro.

La vocación nació en este utrerano con tan solo 10 años, en Consolación, junto a los Salesianos. Experimentó un amplio proceso de formación, aunque quedó interrumpido por avatares ded destino. No obstante, tras el Concilio Vaticano II, se aprobó que los hombres casados pudieran ordenarse diáconos, por lo que este utrerano retomó esa vertiente de su vida.

A lo largo de todo este tiempo, ha centrado su servicio en Santiago, donde ha tenido la oportunidad de conocer a cuatro párrocos y numerosas personas. Transcurrido este cuarto de siglo, Sierra ha hecho un balance «muy positivo. Sin lugar a dudas ha merecido la pena».

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *