DINAMITA

Comparte esta noticia:

La guerra sin cuartel y a cara descubierta que se ha abierto por el control de la federación de asociaciones de vecinos UTER es una triste noticia para Utrera y para el propio movimiento vecinal. Al finales de los años 90 y bajo el mandato de Miguel Vaca la UTER fue adquiriendo músculo y presencia mediática y social hasta erigirse en un verdadero contrapoder alejado del control de los partidos políticos utreranos. Su capacidad para movilizar a todo un pueblo se vio a principios de este siglo cuando consiguieron sacar a la calle a miles de utreranos reclamando el final de la autovía y un hospital para nuestra ciudad. La parálisis que el decadente gobierno de Pepe Dorado mostraba después de 24 años en el poder hizo que el vaso de la paciencia utrerana rebosara y así en las elecciones locales de 2003 el PSOE sufrió una dolorosa derrota a manos del PA de Francisco Jiménez. Y aunque la UTER no mostrara ninguna predilección por candidato o partido alguno, lo cierto es que desde ese momento el PSOE la señaló como si fuera su enemigo número uno. Con el tiempo Miguel Vaca dejó la presidencia y se estrenó como concejal del PP traspasando el testigo de la presidencia a Diego Orozco ( Bda. San Joaquín ) quién ocupó el cargo durante el fastuoso año del Quinto Centenario –2007– evento que desde las filas socialistas pretendieron boicotear a toda costa y para ello sometieron a la UTER a una presión brutal e inhumana. Pero afortunadamente para Utrera, Diego Orozco, con más de un ataque de ansiedad a sus espaldas se mantuvo firme y no se plegó a los dictados de ningún partido político. A Diego le sucedió en el cargo Manolo Martín ( Bda Doña Juana ) que ha sabido mantener el equilibrio entre las reclamaciones vecinales y la colaboración con el ayuntamiento. Cosa cada vez más difícil porque lo primero que hizo el actual alcalde fue expulsar a la UTER del local que tenían cedido en la C/ Cristóbal Colón, lo segundo negarse a recibirlos y lo tercero presentar una candidatura alternativa con la intención de asaltar la presidencia por las buenas o por las malas. El daño ya está hecho porque el candidato auspiciado por el PSOE –José Carmona ( Bda Las Veredillas )– tiene el propósito de crear otra asociación paralela que sea del gusto del puño y de la rosa, aunque eso signifique dinamitar a la UTER y poner un punto y final a un movimiento vecinal que tanto hizo por Utrera.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *