El «ex papa» de El Palmar de Troya desvela que «tras investigar descubrí que todo había sido un montaje económico»

El «ex papa» de El Palmar de Troya desvela que «tras investigar descubrí que todo había sido un montaje económico»

Comparte esta noticia:

El que fuera líder de la secta de El Palmar de Troya, Ginés Jesús Hernández, ha desvelado que, «tras meses de investigaciones, descubrí que todo había sido un montaje económico. Ha habido apariciones en El Palmar, sí, pero todo derivó en una opulencia de los mandamases de allí».

Así de claro ha hablado el que hasta hace unos días fuera autoproclamado como «papa Gregorio XVIII», en una entrevista concedida al periódico digital El Español. Esta cabecera, que dirige Pedro J. Ramírez, recoge una conversación con el que se conocía como «padre Sergio María», en compañía de su actual novia, Nieves Triviño, en la localidad granadina de Monachil, donde ahora reside.


En dicha entrevista, reconoce que fue su pareja la que le avisó «de que había un grupo oculto que se expulsó en el año 2000 y que iban a venir a por mí a robarme y a darme una paliza». Fue entonces cuando «empecé a hacer indagaciones que después fui confirmando por otras fuentes», y que «atañen a parte de la orden. Pedro III, mi sucesor, lo sabe. Aunque ellos defenderán que esto es un montaje». En palabras de Hernández, «hay algunas cosas que son aberrantes. En todos los sentidos, económico y sexual, aunque no de pederastia». Pese a ello, asegura que no debes tenerle miedo los actuales jerarcas «porque saben que yo nunca iré contra ellos. No voy a echar mierda sobre El Palmar. Y el que está ahora, Pedro III, sabe todas estas averiguaciones. Él mismo oyó algunos testimonios de afectados».

«Me pregunto qué se hizo con el dinero que había»
Sobre la situación en la que se encuentra la llamada «iglesia palmariana», su ex líder asegura en esa entrevista que la ha dejado «fiscalmente y contablemente saneada, sin la más mínima deuda y, todo eso, con menos ingresos de los que antes entraban. Muchas veces me pregunto qué se hizo con todo el dinero que antes se tenía», afirmando que «más o menos» los jerarcas de esa entidad son los responsables de ello.

Cuando él llegó al poder, «ya se decía que la orden estaba en grave decadencia. Ahora es otra. Empezamos a hacer reformas y la gente se preguntaba cómo lo hacíamos y de dónde salía ese dinero», que procedía «de las donaciones de los fieles, como siempre. Nosotros no tenemos otras vías de ingresos».

Ginés Jesús Hernández ha negado que la denominada Orden Carmelita de la Santa Faz tenga cuentas en paraísos fiscales. Además, afirma que tuvo que vender varias propiedades porque «en el año 2000 hubo un grupo que expolió la iglesia y, a raíz de eso, empezó una decadencia terrible».

«He sido como un padre con sus hijos»
En declaraciones a El Español, el «ex papa» de El Palmar de Troya marca diferencias con sus predecesores en el cargo. «A diferencia de ellos, he sido como un padre con sus hijos. Sin embargo, ha trascendido una imagen mucho más dura, aunque siempre he sido una persona muy abierta y nunca se me subió el cargo a la cabeza. Tengo un carácter fuerte y no me gusta que me obliguen a hacer lo que no quiero. En esas situaciones pierdo los papeles por un problema que tengo de adrenalina, que suelo tener sesenta veces más de lo normal. Si me pongo nervioso, exploto. Procuro que no ocurra», comenta.

También afirma que tenía pinchadas sus llamadas telefónicas en El Palmar de Troya. En este sentido, asegura que, «antes de ser nombrado, descubrí que gente que trabajaba para nosotros había hecho un desfalco tremendo. Fue terrible. Ahí tuve poco apoyo y eso me enseñó a andar con pies de plomo. En el año 2000, descubrí a un grupo de frailes y monjas que estaban intentando dar un golpe de Estado y fueron expulsados. Ellos llegaron incluso a intentar darme una paliza. Afortunadamente, Nieves supo de eso y me alertó».

«Me parece que todo acabará mal»
Sobre el nombramiento de su sucesor, explica que, «por derecho eclesiástico palmariano, si yo lo nombro y él acepta, queda autoproclamado Papa. Yo lo nombré porque lo considero una persona capaz, yo le he enseñado todo lo que sé, pero le falta muchísimo carácter. También sé los nombramientos que él ha hecho, y nos han llegado mensajes muy desagradables del que ha sido nombrado tercero y que un sacerdote no tiene que decir».

Por otro lado, el «ex papa» es preguntado por el estilo de vida que existe tras los altos muros que rodean el imponente templo. Según cuenta, «allí no se retiene a nadie. Si alguien se quiere ir, se le facilita dinero para pagarse el desplazamiento a su casa y nadie pone impedimentos». De hecho, llega a asegurar que «hemos llegado a pagar billetes de avión a Australia de más de 3.000 euros. Yo ablandé mucho las normas en lo que se refiere al contacto con la familia».

En la extensa entrevista, también habla del futuro que le depara a la «iglesia palmariana». En palabras de Hernández, «me he esforzado en hacer las cosas bien durante mi pontificado. Espero que el nuevo Papa lo haga bien y haya futuro para ellos. Pero por los hombres que han accedido a la jerarquía, me parece que todo acabará mal».

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *