El mundo cofrade de Utrera afronta la llegada de la Semana Santa con la mirada puesta en el cielo

El mundo cofrade de Utrera afronta la llegada de la Semana Santa con la mirada puesta en el cielo

En pocas horas llega uno de los días más intensos en todo el calendario utrerano. El Domingo de Ramos soñado por todos los cofrades es ese en el que el firmamento luce su mejor gama de azul, el sol pica cuando te da directamente y cada cual comienza bien temprano el ritual de vestirse con sus mejores galas. La salida de La Borriquita marca el principio de una semana en la que salir a la calle se convierte en una intensa experiencia sensorial, la culminación del intenso trabajo que desde las hermandades se realiza para que la Semana Santa de Utrera siga siendo una de las más destacadas de toda la provincia sevillana. Todo ello contando con que la meteorología respete a las hermandades para que puedan realizar su estación de penitencia.

Se trata de una Semana Santa en la que, por tercer año consecutivo, muchas de las miradas se concentrarán en la plaza del Altozano, donde se instala la carrera oficial. Un aspecto que sigue siendo centro de numerosas discusiones, pero es indudable que es un proyecto que no ha parado de crecer desde que se estrenó en 2014. Este año se estrena la segunda ampliación del número de palcos en la plaza del Altozano, que tendrá finalmente 80 palcos, así como 150 sillas sueltas, que están a disposición de los cofrades para cada día. Además, los paneles que se encuentran en la trasera de los citados palcos, cuentan con una exposición fotográfica, después de que el Consejo haya abierto un plazo para la recepción de estas imágenes.

En líneas generales, la Semana Santa de Utrera suele ser muy tranquila, sin registrarse grandes incidentes. El único lunar negro se localiza el Domingo de Ramos en la confluencia de la calles La Plaza, Menéndez Pelayo y la plaza Doctor Federico Navarro, donde cientos de personas se concentran a lo largo de todo el día en la zona de los bares de copas. Este año el Consejo ha pedido al Ayuntamiento que instale vallas en la zona, para así tratar de evitar que se invada la zona destinada al paso de las cofradías, concretamente de la Quinta Angustia. Una petición que ha sido acogida por el Ayuntamiento, por lo que las vallas se instalarán.

Sin irnos muy lejos de esta zona, finalmente la calle Menéndez Pelayo está terminada sin ningún problema para el Domingo de Ramos. Se trata de una calle que ha sido objeto de una importante rehabilitación que, en principio, los plazos marcados indicaban que no iba a estar terminada para Semana Santa, pero que al final el Ayuntamiento ha acelerado el ritmo de los trabajos, pagando horas extras a funcionarios municipales para que la calle estuviese terminada.

En lo relativo a los itinerarios, principalmente hay dos grandes novedades. Una de las protagonistas es la hermandad de Muchachos de Consolación, que este año ha decidido no pasar por el ayuntamiento. La cofradía ha planteado este cambio a la nueva corporación municipal, que lo ha visto con buenos ojos, y es que se trata de la hermandad que cubre un mayor recorrido en Utrera y que ha tomado esta decisión para tratar de ganar operatividad y reducir su itinerario. La otra novedad en cuanto a recorridos la plantea la hermandad de Los Gitanos, que este año recupera su paso por la avenida San Juan Bosco, donde tendrá lugar el saludo a las hermandades de Jesús Nazareno y de Los Estudiantes. Se trata de un momento que tendrá lugar aproximadamente a las dos de la madrugada del Viernes Santo.

Será la primera hermandad para el nuevo equipo de gobierno del Ayuntamiento de Utrera (PSOE-IU), en un año en el que se ha suprimido una novedad que se introducía el pasado año con las saetas. Las hermandades podían elegir el lugar donde le cantara un saetero, además de la tradicional del balcón del edificio consistorial, este año se vuelve a la organización anterior, por lo que únicamente se interpretarán desde la casa consistorial.

Precisamente para estas dos hermandades, Los Gitanos y Muchachos de Consolación, será una Semana Santa especial, ya que ambas se fundaron en el año 1956, por lo que en este 2016 están cumpliendo 60 años. El paso por la Vereda de Los Gitanos se recupera este año para celebrar el sexagésimo cumpleaños de la fundación de la hermandad.

En materia de restauraciones, estrenos y novedades, los ojos de la mayoría de los cofrades se van a posar este año en la imagen del Señor Atado a la Columna, de la hermandad de Los Aceituneros. A lo largo del último año, esta escultura, que es una de las más valiosas de cuantas procesionan por las calles de Utrera, ha sido sometida a una importante restauración, que se ha centrado en la consolidación de los ensambles y oros problemas, así como la limpieza de la policromía. De esta manera la imagen de este Cristo es algo que los cofrades no deben perderse el Miércoles Santo.

Otras de las novedades que podrán verse en las calles este año tienen que ver con una pequeña restauración a la que ha sido sometida la Virgen de la Amargura (tenía problemas por la presencia de puntillas de acero y repintes con barnices), la restauración y terminación del paso del Cristo del Perdón, la bambalina trasera del palio de la Virgen de los Desamparados y el estreno en el cortejo del Cristo de Los Milagros de un grupo de pequeños monaguillos (paveros).

En el apartado musical, esta Semana Santa va a traer también una importante novedad, como es el estreno de la banda de cornetas y tambores «Pasión y Esperanza» de Utrera, que irá acompañando al paso de la Piedad de la Quinta Angustia.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *