Una inmersión en la crudeza de la Segunda Guerra Mundial

Una inmersión en la crudeza de la Segunda Guerra Mundial

Comienza la operación «Barbarroja», el nombre en clave con el que el mando alemán bautizó al movimiento de tropas con el que pretendía invadir Rusia. Se inicia de esta manera uno de los momentos más cruentos de toda la Segunda Guerra Mundial, el denominado frente del este, donde llegó también la famosa «División Azul», en el que numerosos voluntarios españoles se alistaron para luchar contra la «amenaza comunista» que representaba Rusia y sus ideales para el régimen franquista. Junto con este heterogéneo grupo de aventureros viajó también un batallón de médicos y enfermeros, que desembarcaron en el frente para salvar vidas y ayudar a los heridos, en muchos casos independientemente del bando que defendieran.

Los medios de los que disponían estos médicos eran escasos, pero muchos de ellos habían vivido de cerca los horrores de la Guerra Civil, por lo que les sobraba conocimiento sobre el terreno para poder actuar en condiciones extremas.

Este es el escenario que ha inspirado el libro escrito por el jefe de urología del Hospital de Utrera, Juan Manuel Poyato, titulado «Bajo el Fuego y sobre el Hielo. La sanidad en la campaña de la División Azul» y que ha sido editado por Atlas. Poyato mantiene muchos vínculos con Utrera, es la tierra de su padre y de su abuela y él es muy conocido por su labor médica en la localidad. Ahora, después de doce años de entrevistas, de innumerables horas de estudio de los archivos militares y de incluso haber realizado viajes a Rusia y Alemania, ha nacido este libro, que se convierte en un análisis exhaustivo de la labor de los médicos y enfermeros que viajaron a Rusia con la «División Azul».

Todo comenzó un buen día cuando Juan Manuel estaba trabajando en Urgencias del Hospital Macarena de Sevilla. «Tuve que hacer una intervención muy dolorosa a un señor mayor, yo estaba preocupado, pero él no se quejaba. En un momento dado me dijo que era imposible que sufriera más de lo que había sufrido en la guerra en Rusia y me contó que había estado muchos años de prisionero en Siberia», explica el doctor Poyato. En ese preciso instante nació en este particular doctor el interés por este tema, comenzando a realizar una pormenorizada investigación que ha dado como resultado un estudio en profundidad de asunto, que incluye además 170 imágenes.

La particularidad de la «División Azul» es que a diferencia de las brutalidades que llevaron a cabo los alemanes con el pueblo ruso, los españoles cayeron simpáticos desde el principio en el frente del este. Como el mismo Juan Manuel Poyato indica, «muchos de los españoles iniciaron relaciones con rusas y cuando estuve de viaje sobre los lugares donde se luchó y estuvieron los soldados, personas que hoy en día tienen más de 70 años y que cuando estalló la guerra eran solo niños, comenzaron a cantar canciones populares españolas. Por regla general, al pueblo español se le recuerda en aquellas latitudes con mucho cariño».

Algunos utreranos se enrolaron en esta «División Azul», donde también había médicos sevillanos, que viajaron hasta Rusia, donde se estaba produciendo una auténtica carnicería. Desde el principio los métodos de los españoles chocaron con el típico espíritu alemán, mucho más metódico y apoyado por importantes adelantos tecnológicos. «Los alemanes tenían la mejor tecnología de la época, los españoles venían de una Guerra Civil, donde estaban acostumbrados a optimizar los recursos, y a trabajar en condiciones extremas. Los españoles demostraron que muchas veces podían prescindir incluso de la tecnología», cuenta el doctor Poyato.

El libro está escrito en un lenguaje sencillo, atractivo y está aderezado por muchas anécdotas y testimonios reales de los protagonistas de la historia. El objetivo principal que este trabajo persigue es el de reflejar en sus páginas las difíciles condiciones en las que trabajaron estos médicos.

El libro se puede comprar en la actualidad a través de la red, por ejemplo en www.lacasadellibro.com y el autor, está muy ilusionado de poder presentar próximamente su trabajo en Utrera, «porque es la tierra de mi padre, de mi abuela y donde trabajo, por lo que yo soy casi utrerano».

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *