Zika Virus

En este mundo no se gana para tantos sobresaltos. Se frena la bomba atómica de los ayatolás iraníes y ahora Kim Jong-Un, el supremo líder de la hambrienta Corea del Norte, pone en órbita un misil para su gloria personal y terror de sus vecinos. Y es que vamos de una en otra. Aparte del peinado radiactivo de Kim Jing-Un lo que de verdad nos tiene atemorizados estos días es el mosquito “Aedes Aegypti” y su primo el “Albopictus” o mosquito tigre cuyas picaduras pueden transmitir el virus del Zika que, aún no siendo mortal, está provocando un considerable número de bebés con microencefalia hasta el punto de que la OMS acaba de declarar una emergencia global. Rescatada del olvido de los diccionarios la palabreja microencefálica viene como anillo al dedo, o la cabeza, para catalogar a un considerable número de cargos políticos y algunas de sus decisiones. Pongamos por caso la reunión a finales del pasado mes de Diciembre del cacareado Consejo Local de Empleo. Allí los responsables del gobierno local junto con destacados líderes sindicales se reunieron para debatir sesudamente del peligro que corre la empresa EUCOMSA. Un “Consejo Local por…” es una de esas palabras mágicas que tanto gustan a los políticos cuando no son capaces de hacer ninguna otra cosa mejor y que lastimosamente tienen una eficacia nula porque no hubo ningún compromiso de asignar ninguna partida económica del presupuesto municipal y ni tan siquiera se atrevieron a solicitar a la Junta de Andalucía algún plan especial de empleo para paliar el impacto negativo que va a tener en Utrera el concurso de Abengoa. Así pues el único resultado claro de la reunión fue encomendarse a Santa Rita – patrona por cierto de las causas imposibles y de los problemas del matrimonio–. De premio microencefálico las pomposas declaraciones del portavoz de IU –Carlos Guirao– y rematadas por el alcalde –J.M. Villalobos (PSOE)– de que así daban cumplimiento al punto número 76 de su mutuo acuerdo de gobierno, algo que para el resto de los ciudadanos es lo mismo que si le hablaran del número pi. Y es que con tantos puntos que cumplir igual no se han dado cuenta que el paro en nuestra ciudad no ha dejado de subir hasta llegar de nuevo a las 8472 personas desempleadas. Son las cosas del virus del Zika, que siempre hay un mosquito infame al que echarle la culpa o una Santa Rita a la que ponerle velas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *