- Utrera Digital - https://www.utreradigital.com/web -

El bebé apuñalado y su madre reciben el alta hospitalaria

La bebé de 10 meses que fue apuñalada por su madre hace unos días en la barriada Naranjal de Castillo ha recibido ya el alta hospitalaria. Lo mismo ha ocurrido con la progenitora, una mujer estadounidense de 35 años de edad, según han informado a Europa Press fuentes del sevillano hospital Virgen del Rocío.

Esta mujer asestó varias puñaladas a su hija, por lo que ingresó en el hospital infantil en estado grave pero estable, sin que se temiera en ningún momento por su vida. Por su parte, la madre fue derivada a la unidad de salud mental del mismo centro hospitalario.

Los hechos tuvieron lugar en la mañana del 10 de febrero, cuando varios vecinos alertaron a la Guardia Civil de que una mujer completamente desnuda iba andando por la calle, chillando en inglés, golpeando los coches, y agrediendo e insultando a las personas que se encontraba en su camino. Según las fuentes consultadas, la mujer gritaba palabras como «kill» (matar) o «Jesús», todo ello en un estado de «extrema» agresividad. Por ello, los cuatro agentes de dos patrullas desplazados hasta el lugar de los hechos la intentaron tranquilizar y decidieron acompañarla hasta su vivienda para que se vistiera. También acudieron efectivos de la Policía Local.

De este modo, los agentes entraron en la casa y se quedaron en la planta baja esperando, mientras la mujer subió a la segunda planta a fin de vestirse. Fue entonces cuando los guardias escucharon gritos de la mujer entremezclados con el lloro de un bebé. Por ello, de manera inmediata, subieron a la planta superior y hallaron entonces a una niña de 10 meses herida y el cuchillo supuestamente empleado por la detenida que, en ese mismo momento, confesó que ella era la autora de la agresión.

Los efectivos policiales desplazados hasta el lugar auxiliaron al bebé y le taponaron las heridas, siendo la pequeña llevada al Centro Hospitalario de Alta Resolución (CHAR) de Utrera y, de ahí, al Virgen del Rocío, a donde llegó en estado grave pero estable.

El marido de la detenida, también de nacionalidad norteamericana, no se encontraba en el domicilio en el momento de los hechos, ya que trabaja como militar en la base aérea de Morón de la Frontera.