Salvador de Quinta Garrobo tendrá una calle junto a su barrio de Santa María

Salvador de Quinta Garrobo tendrá una calle junto a su barrio de Santa María

Tras la propuesta que planteó el PP hace unos meses, la junta de gobierno local ha aprobado ahora iniciar los trámites correspondientes para que una calle de Utrera lleve el nombre de Salvador de Quinta Garrobo. La memoria del periodista y escritor utrerano, fallecido el pasado 15 de junio, estará presente de manera permanente junto a su barrio de Santa María, en un rincón muy próximo al lugar donde él vivía.

La actual calle Tetuán dejará de tener este nombre, para pasar a estar dedicada a De Quinta. Se trata de una vía peatonal, con un tramo con escalones, situada entre las calles Roncesvalles y Santa Ángela de la Cruz, junto al convento de las Hermanas de la Cruz. Tras ser aprobado por la junta de gobierno local, ahora debe contar con el respaldo del pleno municipal, para seguir con la tramitación.

La propuesta ha llegado a la alcaldía del Ayuntamiento rubricada por el presidente de Caja Rural de Utrera, el vicepresidente de la Orden del Mostachón, el director de la revista Vía Marciala, la superiora de la comunidad de Hermanas de la Cruz de Utrera, el hermano mayor de la hermandad de la Virgen de Consolación, y los propietarios de los inmuebles situados en los números 1 y 5 de la calle Tetuán.

Los impulsores de la iniciativa han puesto en valor la «destacada» labor de Salvador de Quinta Garrobo en el mundo cultural utrerano, por lo que «creemos que es merecedor de un recuerdo que perpetúe su memoria». Según han explicado, «la actual calle Tetuán no tiene la menor significación histórica para Utrera», por lo que proponen que sea precisamente ésa la que se rotule con su nombre «como reconocimiento y homenaje a su destacada trayectoria». Desde la alcaldía han consultado al resto de grupos políticos con representación municipal, existiendo unanimidad para reconocer la figura de este utrerano.

 

Salvador de Quinta Garrobo nació en Utrera el 20 de noviembre de 1954, en la calle La Plaza; y recibió el bautismo en la parroquia de Santa María de la Mesa, siendo hijo primogénito del matrimonio formado por Salvador de Quinta Rodríguez y Ángeles Garrobo Barrera.

Tras estudiar las primeras letras en el colegio Sagrada Familia, continuó su preparación académica en el colegio del Carmen, lo que influyó en Salvador de manera notable, pues conservó durante el resto de su vida un gran cariño hacia la obra salesiana y el carisma de San Juan Bosco. Después de completar sus estudios en el instituto Ruiz Gijón y licenciarse en Ciencias de la Información en la Universidad Complutense de Madrid, Salvador comenzó su vida laboral trabajando en los periódicos Pueblo, ABC, Nueva Andalucía y El Correo de Andalucía. Durante quince años fue subdirector de la revista de la Diputación provincial «Cortijo de Cuarto» y en 1981 se hizo cargo de la dirección de Vía Marciala, que había fundado su padre en 1950. Igualmente, a partir de 1988, Salvador formó parte de Dialpa, empresa de producción y realización televisiva. De su mano salieron bastantes de los guiones de los programas de los primeros años de Canal Sur, entre ellos «Hecho a mano», «El caballo de pura raza española», y otros muchos. En 1994 publicó su primer libro histórico «Semana Santa de Utrera» (en colaboración con José Rodríguez Méndez) al que siguieron «Jesús Nazareno de Utrera» (en colaboración con varios autores) en 1997; «Álbum de Recuerdos» en 1998; «La Plaza de Utrera» (en colaboración con José Rodríguez Méndez) en 1999; «Gastronomía y bares de Utrera» (en colaboración con Eduardo de la Peña y de la Peña) en 2002; «Segundo Álbum de Recuerdos» en 2004; «60 Años de Utrera» en 2010 y «La Caja Rural de Utrera», en 2014.

Igualmente publicó dos novelas: «Santa María, un paseo por la inocencia» en 1999 y «Lunero quería ser Belmonte» en 2009. Asimismo, fue autor de una colección de libros de recuperación fotográfica, en colaboración con Eduardo González de la Peña y de la Peña: «Utrera según las fotografías de Joaquín Giráldez Riarola» en 2003; «Fotografías de antes de la guerra» en 2004 y «Enrique Díaz LLanes, el fotógrafo de la Casa Surga» en 2013. Del mismo modo, son innumerables los prólogos en las obras de otros autores, las colaboraciones publicadas en diversos medios de comunicación locales, provinciales y nacionales; sus intervenciones en radio y televisión y sus charlas y conferencias pronunicadas en distintos foros. En 1991 fue fundador de la asociación cultural Porche de Santa María –encargada de velar por el patrimonio artístico de Utrera que, entre otros logros, consiguió la iluminación artística de Santa María de la Mesa, costeada por la Caja Rural de Utrera- y de 1996 a 2000 fue vicepresidente del Centro Cultural Utrerano, siendo responsable de su línea editorial y publicando tres libros de historia de diversos autores.

En 2000 puso en marcha el proyecto editorial Siarum, con más de treinta libros publicados, la mayoría teniendo la historia de Utrera como temática. En 2006-07 fue comisario del V Centenario de la llegada a Utrera de la Virgen de Consolación, para cuya conmemoración organizó el proyecto cultural, histórico y turístico más importante que se haya hecho en Utrera hasta la fecha y que incluyó la concesión de un año Jubilar en Consolación, celebraciones religiosas, visitas de destacadas personalidades como el actual Rey de España e intelectuales de primera línea como Antonio Gala, Alfonso Ussía, Ángeles Caso, Bernard Soria, Almudena de Arteaga y muchos otros; la organización de un Santo Entierro Magno, exposiciones culturales, conciertos, publicaciones de libros, vídeos y discos, y todo tipo de celebraciones lúdicas y culturales en un año excepcionalmente brillante y cargado de acontecimientos que trajo hasta Utrera a miles de visitantes y que quedó grabado para siempre en la memoria colectiva ciudadana.

Amante del mundo cofradiero que había vivido desde niño, Salvador entró a formar parte de la hermandad de Jesús Nazareno casi al nacer, acompañando al Señor en su recorrido del Viernes Santo durante toda su vida, ya fuera como costalero o como nazareno.

De igual modo, fue hermano de Los Gitanos, Cristo de los Milagros, Santa Resurrección, Sacramental de Santa María y Consolación, de la que fue hermano mayor desde 2011 hasta su muerte. Durante su mandato se encuadra la concesión del segundo Año Jubilar y la restauración de la torre y de la puerta del santuario, así como los solemnes cultos organizados con motivo del cincuentenario de la coronación canónica en 2014.

Igualmente era asesor cultural de la Caja Rural de Utrera y responsable directo de su obra cultural entre la que destacan la organización de una gran variedad de actos, la ayuda a todo tipo de entidades culturales y la edición de libros.

Miembro de la Orden del Mostachón desde 1982, en 1999 fue investido con el cargo de vicepresidente, siendo innumerables veces el encargado de pronunciar el discurso de ofrecimiento de los galardones, como fue en el caso del futbolista José Antonio Reyes o del científico Joaquín Giráldez Deiró, y en 2013 la Peña Flamenca Curro de Utrera le dedicó el XXIX Festival del Mostachón, por su labor e incondicional apoyo al flamenco y a los artistas locales.

Entre sus aficiones, la fotografía ocupa un destacado primer plano. Salvador no fue solo un buen fotógrafo que participó en varias exposiciones, también promovió desde su puesto de director de Vía Marciala la publicación de un cartel de Semana Santa anual. El fútbol y su militancia sevillista a ultranza, así como la fiesta de los toros, fueron otras de sus grandes pasiones.

En 1983 se casó con María Luisa Rodríguez Doblado, siendo padres de dos hijos, Salvador y Luis. Para finalizar estos apuntes biográficos es necesario señalar el gran amor de Salvador de Quinta Garrobo a Utrera, traducido en su historia, su cultura, sus costumbres y sus tradiciones. Un amor hondo e inconmensurable que lo llevaron a liderar e implicarse en cuantas iniciativas surgieran en bien de la ciudad. Su historia, su economía, los vaivenes de la política, la Semana Santa, el flamenco, el deporte, los toros, las fiestas populares… Todos estos campos tuvieron en Salvador a uno de sus principales difusores y un defensor a ultranza.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *